Adafruit crea una Raspberry Pi más ligera

Adafruit

Aquellos que conozcáis o hayáis trabajado con el Hardware Libre ya sabréis la mejor cualidad de este tipo de hardware: que podremos modificarlo a nuestro gusto. Pues bien, los chicos de Adafruit se lo han tomado al pie de la letra y han cogido una placa Raspberry Pi para modificarla a fondo.

Entre las modificaciones que han hecho a una placa normal de Raspberry Pi Modelo B se encuentra la eliminación del puerto ethernet y el cambio de los puertos USB, pasando de cuatro puertos a dos. También han hecho la famosa modificación del GPIO que nos permitirá conectar un disco IDE a la placa Raspberry Pi.

Además de estas modificaciones han dejado sobre la mesa la posible supresión del puerto HDMI y/u otros componentes de la placa. Ahora bien, tras esto muchos que tengáis la Raspberry Pi os preguntareis, ¿estos están locos, para que quiero quitar puertos usb si lo que quiero es tener más? Es lógico es algo que nos pasa a muchos cuando queremos usar la Raspberry Pi como simple ordenador, sin embargo existen muchos proyectos en los que usábamos una Raspberry Pi y no usábamos todos sus componentes, como el famoso clúster realizado con estas placas.

También hay que fijarse que la supresión de elementos que no usamos mermará el consumo de energía y recursos de la placa que ya de por si son limitados. Os pongo un ejemplo de ello. Imaginad que hacemos un clúster con 20 placas que están unidas mediante el puerto ethernet.

Adafruit

 

Todas las controlaremos de manera remota a través de la primera. En este caso parece que no usaremos ni los puertos usb ni el puerto hdmi. Puertos que elevan el gasto energético y ciertos recursos de cada placa. Quitar estos elementos de placa permitiría mejorar el rendimiento del clúster y ahorrar en energía.

Esta modificación de Adafruit permitirá ahorrar recursos de la placa

Existen en la actualidad muchos proyectos para realizar con Raspberry Pi, pero desde luego son pocos los que se especializan en modificar las piezas de esta placa SBC. Desde luego las reformas son muy interesantes pero si se tiene cariño a la placa o si no podemos hacernos de otra es algo que no recomendaría , ya que el proceso es duro y hay muchas probabilidades de que la placa quede inútil. Pero como se suele decir, el futuro es de los valientes ¿hay alguno en la sala?

Te puede interesar

Escribe un comentario