Chemson Pacific presenta su nuevo filamento de PVC para impresoras 3D

Chemson Pacific

Desde Australia nos llega una noticia bastante interesante sobre nuevos filamentos que están a punto de llegar al mercado. En esta ocasión ha sido nada menos que la conocida Chemson Pacific la que acaba de anunciar el lanzamiento del nuevo filamento para impresoras 3D de polivinilo de cloruro o PVC, un filamento que, a su vez, ha sido bautizado por la propia compañía como 3DVinyl.

Basicamente desde sus inicios la compañía Chemson Pacific se ha dedicado a trabajar con PVC desarrollano todo tipo de objetos basados en este material. Esta larguísima experiencia les ha servido, llegados el momento, para conseguir desarrollar el filamento 3DVinyl que hoy te presentamos y que, según la propia compañía, puede ser utilizado por cualquier impresora capaz e trabajar con tecnologías como la FFF o la FDM.

Atendiendo al comunicado de prensa lanzado por la propia compañía, hasta la fecha a nadie se le ocurrió la idea de desarrollar este tipo de material como filamento para impresoras 3D, tuvo que ser un trabajador temporal con interés personal en la impresión 3D el que le comentase a un compañero que, hasta la fecha, nadie había desarrollado un filamento para impresoras 3D a base de PVC. La idea finalmente llegó a la directiva que no dudó en comenzar a probar formulaciones hasta conseguir el resultado esperado final.

Han tenido que pasar más de dos años de pruebas hasta que finalmente se ha conseguido desarrollar un producto de calidad que puedan comercializar. Lo cierto es que estamos ante un desarrollo más que interesante ya que, como seguro sabrás, el PVC es un plástico de alto rendimiento comúnmente utilizado en nuestras vidas en objetos que van desde muebles hasta materiales de construcción.

Entre las características más llamativas del PVC destacar por ejemplo que es resistente a la mayoría de disolventes químicos así como a la radiación ultravioleta y la humedad mientras, a su vez, presenta propiedades mecánicas muy buenas o, dependiendo de la formulación, puede incluso llegar a ser retardante del fuego. Por otro lado y ya referente al filamento en sí, al parecer para trabajar con este no será necesario una cama caliente mientras que el extrusor deberá alcanzar temperaturas entre los 210 y los 240 grados, por debajo de las utilizadas con ABS.

Te puede interesar

Escribe un comentario