La Estación Espacial Internacional comienza a fabricar sus propias piezas gracias a la impresión 3D

Estación Espacial Internacional

Después de mucho tiempo de espera, finalmente la ansiada tecnología de impresión 3D llega a la Estación Espacial Internacional. Muchas han sido las pruebas que se han llevado a cabo sobre una máquina construida por un consorcio de empresas donde encontramos por ejemplo a Thales Alesia Space, Altran, la Agencia Espacial Italiana o el Instituto Italiano de Tecnología. Un producto que finalmente ha sido instalado en la Estación Espacial Internacional y que responde al nombre de POP3D o Impresora 3D portátil a bordo.

POP3D fue enviada a la Estación Espacial Internacional en la última misión de SpaceX donde, se aprovechó para llevar material necesario para las nuevas misiones, entre ellas esta impresora 3D espacial, misión que, como recordarás fue la primera donde la empresa norteamericana intentó probar a aterrizar sus cohetes en una plataforma situada en alta mar, hito que estuvieron a punto de conseguir de no ser por una pata del cohete que falló en el último momento haciendo que este, al golpear bruscamente contra el suelo, explotase de una forma bastante llamativa.

Volviendo a la POP3D, esta nueva impresora ha permitido que el astronauta norteamericano Scot Keley pudiera, el día 2 de febrero de 2016 a las 13 horas, imprimir los primeros objetos siete objetos de plástico fabricados por un ser humano en el espacio. Estos siete objetos fabricados con filamento PLA, un material que, como recordarás es biocompatible y biodegradable, posteriormente serán enviados a la Tierra para ser comparados con objetos geométricamente idénticos e impresos en condiciones de gravedad.

Como seguro estarás pensando, el objetivo de este experimento, de finalmente ser un éxito, es hacer que la Estación Espacial Internacional tenga cierta autonomía en la fabricación de piezas para reparaciones sin tener que esperar a que sean enviadas desde la Tierra. Según declaraciones de Marcel Patrignani, director general de Altran Italia:

Se trata de una contribución significativa a la innovación, puesto que añade la capacidad de fabricar objetos a la Estación Espacial Internacional. Los considerables beneficios que una tecnología revolucionaria como la fabricación aditiva puede ofrecer no sólo en la Tierra, sino también en el espacio, con un coste reducido y unos excelentes resultados.

Te puede interesar

Escribe un comentario