¿Más potencia para tu Raspberry Pi? Prueba con overclocking

overclocking

Si buscas más potencia para tu Raspberry Pi y gracias a un pequeño experimento realizado por parte de la comunidad anglicana, nos enteramos que, al igual que equipos mucho más grandes, podemos hacer una especie de overclocking a la tarjeta para conseguir mejores prestaciones. Para el que no sepa muy bien de qué va esta técnica, comentarte que la palabra overclocking tiene mucho que ver con el anglicismo overclock que a su vez vendría a significar algo así como aumentar la frecuencia del reloj interno de la unidad.

Tal y como era de esperar, al aumentar la frecuencia a la que trabaja el reloj interno conseguimos un procesamiento de datos más rápido, ahora bien, antes de aventurarte con estas técnicas, debes tener en cuenta que al incrementar la frecuencia a la que trabaja el reloj interno también se eleva el consumo de corriente y calor generado por lo que, entre otras cosas, deberías tener en cuenta las nuevas necesidades de refrigeración que necesitará el sistema.

Entrando en materia, para conseguir aumentar la frecuencia del reloj interno necesitaríamos un módulo EVGA Epower, necesario para conseguir suministrar un voltaje mayor a nuestra Raspberry Pi, concretamente lo que debemos es pasar de 1.25 v (potencia real a la que trabaja internamente la tarjeta) a 1.8 voltios. Recalcar que al hacer esto se necesitaría un sistema de refrigeración mayor mientras que, como dato, elevar por encima de esta cifra hace que la Raspberry Pi trabaje por encima de los 1.5 Ghz algo que es inviable para el hardware por lo que los 1.8 voltios sería el tope al que podemos llegar.

Te puede interesar

Escribe un comentario