Profesores de universidad utilizan la impresión 3D para replicar piezas antiguas

Profesores de universidad utilizan la impresión 3D para replicar piezas antiguasAunque son muchos los beneficios de la impresión 3D, aún son pocos los que se atreven a desarrollarlos. Hace unos días conocimos la feliz noticia de una profesora de Arte de la Universidad de Pennsylvania que harta del escaso material que tenía para desarrollar su asignatura universitaria de Pong, decidió construir sus propios vasos de pong mediante la impresión 3D. Estos vasos de Pong sólo se pueden apreciar en los museos como piezas antiguas.

El pong es una actividad que desarrollaban los griegos antiguos que consistía en juegos con las bebidas o acompañados de bebidas y borracheras. Claro está, entre que las únicas piezas son piezas antiguas y que hay que usar las bebidas alcohólicas, la asignatura de pong se quedaba muy desangelada.

Por ello esta profesora decidió hacer uso de la impresión 3D. Primero intentando imprimir replicas que ella misma construía en un programa de cad y luego mediante un escáner de objetos, como el ciclop, para crear una copia consistente de los vasos.

Las piezas antiguas se replicaron bien con un escáner de objetos

El resultado no sólo ha sido bueno sino que ha sido un éxito con lo que el mundo universitario  seguro se habrá dado cuenta de la potencia de la impresión 3D. Y esto sólo es el principio. A día de hoy, aún pervive uno de los problemas del siglo XX y XIX, ¿dónde se quedan las piezas antiguas? El busto de Nefertiti, el ajuar de Tutankamon o los frisos del partenón son algunas de las piezas que podrían dejar de tener polémica si se utiliza la impresión 3D. Al parecer, si una profesora de Historia del Arte ha podido replicar una pieza antigua, no creo que sea muy difícil poder replicar esas piezas sin tener que gastar el presupuesto anual de un ayuntamiento ¿no creéis?

Te puede interesar

Escribe un comentario