RetroPie3, convierte de forma fácil tu Raspberry Pi en un videoconsola retro

retro1

Si eres de los que ha decidido sacar todo el potencial de tu Raspberry Pi dedicándolo a jugar a videojuegos en pantalla grande, seguro que, si has investigado un poco, de la enorme cantidad de posibilidades que puedes llegar a encontrar, lamentablemente muchas de estas son demasiado complicadas de instalar y sobre todo de configurar. Para solucionar todos estos problemas llega RetroPie3, una nueva ROM con la que convertir tu Raspberry Pi en un emulador de máquinas arcada o consolas como la Super Nintendo o Megadrive.

Entrando un poco más en detalle, comentarte que RetroPie3 es básicamente un sistema operativo previamente configurado y empaquetado para conseguir una instalación muy sencilla y los más fácil y transporten posible para el usuario. Una de sus novedades más interesantes es la posibilidad de configurar de forma totalmente automática los gamepads que conectes al sistema a través de EmulationStation

Otro detalle que seguro te gustará es la evolución del sistema para ahora volverse mucho más ordenado de forma que se ha creado una nueva sección de carpetas donde podrás guardar todas tus ROM según emulador y configuración, las herramientas de configuración, ajustes de vídeo personalizados, posibilidad de añadir ROM mediante USB si no puedes hacer mediante la red local… Sin lugar a dudas, al menos así me lo parece, estamos ante una de las mejores opciones hoy día para todos aquellos que quieran precisamente esto, convertir su Raspberry Pi en una consola retro.

Antes de finalizar, comentarte que para la instalación no tienes de qué preocuparte ya que los diseñadores de este peculiar sistema operativo para Raspberry Pi, da igual la versión de la tarjeta ya que todas son compatibles, han querido hacer las cosas tan fáciles que seguramente no tengas mayor problema. Aun así, existe un pequeño tutorial publicado en la própia página del proyecto, lamentablemente está en inglés, que puedes seguir.

Te puede interesar

Escribe un comentario