SLASH dice ser la impresora 3D más rápida del mundo

SLASH

Hablar de SLASH es hacerlo sobre una nueva impresora 3D que aún no ha llegado al mercado, básicamente hablamos de un proyecto que busca financiación a través de una página de crowdfunding y que, entre las virtudes destacadas por sus creadores, mencionar que es la impresora 3D más rápida del mercado. Concretamente hablamos de un proyecto ideado por los chicos de Uniz, una empresa hasta ahora desconocida, que ha sido capaz conseguir 200.000 dólares a falta de 22 días para que finalice el tiempo de la campaña.

Entrando un poco más en detalle, según comentan en la web del proyecto, al parecer SLASH hace uso de tecnología SLA para fabricar objetos con resinas fotosensibles. Para la creación de objetos de forma mucho mas rápida, a diferencia del resto de modelos que hay en el mercado donde se utiliza un láser o un proyector DLP, este modelo hace uso de una pantalla LCD pegada, literalmente, al contenedor de resina, como máscara de luz que cura la resina fotopolímera.


SLASH en detalle

Al buscar durante un par de minutos en internet sobre este tipo de tecnología, lo primero que te darás cuenta es que realmente el uso de una pantalla LCD como máscara de luz no es algo nuevo ya que hay varios desarrollos en el mercado aunque es muy cierto que, al menos de momento, su uso no se ha consolidado lo suficiente ya que hay muchos factores que complican la aplicación real de esta técnica. Los creadores de SLASH aseguran que han conseguido salvar todos estos problemas, sobre todo los que tienen que ver con temas de refrigeración, solventados a su vez mediante el uso de un sistema de refrigeración por agua.

En cuanto a tamaño, SLASH puede fabricar objetos con una altura de capa que alcanza las 10 micras con un volumen máximo de fabricación de 190 x 121 x 198 mm. Si estás interesado en lo que puede ofrecer SLASH comentarte que lamentablemente las 1.000 primeras unidades literalmente volaron (eran las que tenían un precio más que interesante) por lo que ahora solo queda abonar los 1.200 dólares que piden por hacerte con una SLASH para tu uso personal. Como detalle, comentarte que a esto has de sumar los 140 dólares que cuesta cada zABS aunque sus creadores comentan que prevén desarrollar nuevas variedades.

Te puede interesar

Escribe un comentario