Un niño de doce años se convierte en empresario gracias a la impresión 3D

Rowan Pritchard

Lo cierto es que cada vez hay más niños que comienzan un negocio antes de cumplir los 18 años. Este es el caso también de Rowan Pritchard, un niño de 12 años que ha comenzado su aventura empresarial, pero no una aventura vendiendo limonada o recogiendo cartones usados; tampoco consiste en acompañar a su padre en el trabajo ni es hijo de un gran propietario. Rowan Pritchard se ha convertido en empresario gracias a un negocio de impresión 3D con tan sólo 12 años.

Si es difícil de pensar que esto ocurra en España, ha ocurrido en Estados Unidos y parece que la culpa de todo eso se debe a sus padres y tíos. Uno de los tíos de Rowan le llevó el año pasado a una Feria de Makers, algo que “enganchó” al niño al mundo maker y cuando llegó a casa, no sólo comenzó a investigar sino que pidió a sus padres que comprasen una impresora 3D.

Rowan Pritchard se ha convertido en empresario gracias a la impresión 3D

Los padres, viendo el enorme interés de Rowan por el mundo de la impresión 3D, aceptaron pero con una condición: recaudar primero dinero para la impresora 3D. Rowan aceptó y abrió una campaña de crowdfunding para financiarse los gastos. La campaña aún no ha terminado pero lleva recaudado más de 2.500 dólares de un montante de 3.000 euros, lo que supone que Rowan está cada vez más cerca de conseguir su meta alcanzada. Una vez que consiga el dinero, Rowan montará una tienda online para vender piezas impresas o crear gadgets útiles para las personas. El dinero que consiga con este negocio irá destinado primero a satisfacer a sus inversores y luego donará un 10% de lo recaudado a organizaciones benéficas y a su colegio. Así es como los padres le han mandado que haga.

Es raro ver en estos tiempos gente que esté tan decidida a realizar un negocio y que además salga bien. A pesar de que Rowan aún no tiene el dinero total, cierto es que tiene lo necesario para comenzar su negocio y ya está realizando pequeñas gestiones para ello, lástima que cosas así no ocurran en España… Estaría muy bien.

Te puede interesar

Escribe un comentario