3 formas de construir una cámara espía libre

En un mundo en el que la información es poder, el poder capturar imágenes, textos y videos con cierta información es más que una demanda, para muchos una necesidad. Pero hemos de recordar que para ciertos ámbitos, una cámara espía es ilegal. Pero no todos. Para muchos, una cámara espía no deja de ser una cámara de video oculta de la que sus retratados no tienen consciencia de que existe este dispositivo. Y teniendo en cuenta esta definición, podemos utilizar una cámara espía para un negocio que vigile previo anuncio de cámaras en la sala.

Para vigilar nuestra casa por la noche de visitantes ajenos o indeseables o sencillamente para poder vigilar animales o ciertas operaciones que queremos que sean más espontáneas que si lo hiciéramos con la cámara descubierta. Y ni que decir tiene que las cámaras ocultas con cámaras espías sobre ciertas bromas son divertidas y muy utilizadas por los usuarios de Youtube.

Al igual que ocurre con muchos otros proyectos y gadgets, cualquier usuario puede construir una cámara espía con hardware libre, pero también podemos crear una cámara espía con gadgets y hardware viejo que podemos reutilizar y dar una segunda vida a estos dispositivos. A continuación os vamos a hablar de 3 métodos o proyectos para construir una cámara espía.

¿Solo necesitamos hardware libre?

Muchos usuarios hablan y buscan una cámara espía o un gadget que pueda suplir esta necesidad. Sin embargo, una cámara espía no se compone solo de hardware, también necesitamos software. En este caso utilizaremos iSpy, un programa de software libre que podemos instalar en cualquier distribución Gnu/Linux. Si utilizamos Android, utilizaremos una app llamada iCamSpy.

Estos programas son bastante buenos que no solo nos permite grabar videos o capturar imágenes sino que también nos permite controlar el software de manera remota, encender o apagar el dispositivo e incluso enviar la información a otro dispositivo. Pero estos programas no son los únicos que existen o que podemos utilizar. En internet y en las stores podemos encontrar programas y apps similares pero no ofrecen las mismas funciones o prestaciones.

1. Reutilización de una webcam

En el mercado existe un gran catálogo de webcams o videocámaras que se pueden conectar a un ordenador, un portátil o sencillamente una Raspberry Pi. El éxito de Gnu/Linux y de la filosofía Open Source ha hecho que muchas de esas webcams sean libres y tengan drivers totalmente libres que funcionan perfectamente con Raspberry Pi y con otros sistemas operativos. La fundación FSF ha creado un listado con todo el hardware que puede funcionar sin drivers privativos. En este caso buscaremos una webcam que se encuentre en esta base de datos.

Ahora hemos de colocar la cámara webcam en un sitio estratégico, donde no esté a simple vista. Encontrada la localización, utilizaremos el cable usb de la webcam para conectar a un ordenador, una placa Arduino Bluetooth o Raspberry Pi Zero. Personalmente prefiero utilizar Raspberry Pi Zero porque es una placa SBC muy pequeña ideal para poder situar la cámara espía en cualquier sitio o en dentro de una carcasa de eReader con forma de libro.

Las pegas de este proyecto están en el tamaño de la cámara, tamaño que hace en muchos casos que sea incompatible con la localización de la cámara espía. El punto positivo de ello es su precio. Por lo general el coste de este proyecto no es muy alto y en muchos casos supone coste cero si reciclamos la vieja webcam o no nos importa la resolución de la webcam.

2. Utilización de un viejo móvil

La reutilización de un smartphone es algo cada vez más habitual de lo que pensamos. La locura por tener el último smartphone ha hecho que podamos encontrar un smartphone viejo por poco dinero.

En este punto tenemos que tener en cuenta el camuflaje de la cámara espía. Sino somos muy “manitas”, podemos buscar por Internet y encontrar una funda camuflaje que de la apariencia de un ladrillo, una caja o sencillamente de un paquete de cigarros que en realidad poco tiene que ver con lo que realmente es. Si por el contrario tenemos ciertas habilidades con el bricolaje, podemos crear fundas o directamente gadgets donde situar la cámara trasera del smartphone.

Si utilizamos el smartphone hemos de tener muy presentes que no podemos utilizar la tarifa de datos de la tarjeta sim del móvil. Parece algo ilógico para muchos pero todas las compañías penalizan este uso y podría suponer la pérdida del número telefónico. La única solución pasa por la conexión wireless, algo que nos condiciona el uso de la cámara espía pero que para muchos usuarios, sobretodo para los usuarios de locales comerciales, no supone un gran problema.

El punto negativo de este proyecto es el condicionamiento a tener una red wifi cerca del dispositivo, el precio del proyecto, más alto que el anterior y la dependencia al ecosistema de Google o el de Apple.

El punto positivo de este proyecto es que es ideal para usuarios novatos que no quieren perder el tiempo y solo quieren tener una cámara espía para cosas puntuales y en casi cualquier ámbito.

3. Utilización de la PiCam

Dentro de los amantes del Hardware Libre existe un proyecto muy popular de creación de una cámara espía con una placa Raspberry Pi, una fuente de alimentación y la PiCam, una cámara compatible ciento por ciento con Raspberry Pi y Raspbian que se conecta al puerto GPIO. Este proyecto no solo se ha utilizado como una webcam auxiliar sino también como una cámara espía e incluso como una cámara de vigilancia. Tal es el éxito que la fundación Raspberry Pi ha creado un dispositivo con el fin de que los niños puedan vigilar y controlar las aves. Los componentes de este proyecto son totalmente libres y la forma de la PiCam hace que podamos situar la la cámara espía dentro de cualquier gadget.

Los puntos negativos de este proyecto están en el alto precio del proyecto para crear esta cámara espía y los altos conocimientos que necesitaremos para construir esta cámara espía.

Los puntos positivos de este proyecto están en su compatibilidad con el Software y el Hardware Libre, lo que hace que podamos adaptar la cámara espía a cualquier sitio y situación.

Y tú, ¿con qué proyecto te quedas para construir tu cámara espía?

Llegados a este punto, seguramente que muchos de vosotros os preguntaréis qué proyecto realizar o cuál escoger para crear una “casera” cámara espía. Personalmente me inclinaría por realizar el proyecto con la PiCam, no solo por ser totalmente libre y compatible con cualquier ámbito sino porque además de crear una cámara espía, también aprendemos sobre el funcionamiento de Raspberry Pi y el puerto GPIO. Sino tenemos tiempo, lo mejor es optar por el smartphone. En cualquier caso la elección corresponde a vosotros y puede que probar cada proyecto os sirva para decidiros por cual utilizar para tener una cámara espía propia.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Raspberry Pi

Hombre de letras, amante de la Informática y del Mundo Libre, en especial del Software y ahora mismo del Hardware Libre. Preguntar no es ofender, así que preguntad lo que queráis.

Un comentario

  1.   rogasamp dijo

    Gracias por las ideas que dan en esta página! Se agradece mucho sobre todo para un recién llegado a Raspberry Pi, ya que como técnico informático avergonzado, no sabía nada de esta gran posibilidadad hasta hace un año!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.