Actualiza tu vieja impresora USB con una Raspberry Pi

Impresora más Raspberry Pi

Seguramente que muchos vosotros tenéis una vieja impresora con cable usb que en muchos casos cubre vuestras necesidades de impresión. Pero puede ocurrir que vuestras necesidades cambien y no por ello se debe de cambiar de impresora o de modelo de impresión.

Uno de los cambios más necesarios es la impresión por red. Un tipo de impresión que nos permite enviar documentos a la impresora sin necesidad de ningún cable ni tener la impresora conectada a ningún equipo. Esta función es muy útil y es algo que podemos tener gracias a una placa Raspberry Pi.

La gran virtud de la placa Raspberry Pi es que en poco espacio tenemos un miniordenador y de eso nos valdremos para que nuestra impresora pueda tener funciones de red. Así que necesitaremos una placa Raspberry Pi 3, una tarjeta microsd, un cable usb con el que conectar la impresora y la placa y una carcasa.

Es fácil tener una impresora de Red si tenemos una Raspberry Pi y una impresora USB normal

En este caso, el modelo más apto es Raspberry Pi 3, pero podemos sustituirlo por otros modelos aunque en ese caso hemos de añadir una llave wifi para realizar las conexiones. En la tarjeta microsd instalaremos Raspbian como sistema operativo, seguido de CUPS en su última versión. Tras instalar CUPS, no sólo hemos de añadir la impresora que tenemos conectada a la placa sino añadir el usuario Pi que es administrador al grupo de impresión.

Realizado esto hemos de instalar Samba. Este software nos permitirá conectar Raspberry Pi a cualquier ordenador con Windows o Linux. Realizado esto, sólo hemos de conectar la red propia o el equipo con la Raspberry Pi y la impresora. Una vez conectados, podremos imprimir cualquier documento desde cualquier ordenador de la red, para ello sólo hemos de seleccionar la impresora y pulsar sobre el botón de imprimir.

El proceso es sencillo y sólo basta con seguir esta guía si somos muy novatos. El resultado puede ser muy beneficioso para lugares donde no queremos tirar nuestra vieja impresora o no tenemos recursos para hacerlo. En estas situaciones, las placas Raspberry Pi pueden ser un gran y barato aliado ¿ no creéis?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *