Cómo recargar el móvil de forma efectiva en Llamaya

La mayoría de las líneas telefónicas que están dadas de alta en la actualidad pertenecen a contrato. Aquellos días en los que predominaban las tarjetas prepago han quedado atrás, pero aún quedan algunos usuarios que optan por esta otra modalidad. Y es que, pese a las comodidades del contrato, recargar el móvil aún sigue teniendo algunos atractivos.

Además, algunos quieren ir un poco más allá y realizar los pagos de forma efectiva, lo que también puede tener grandes ventajas como ahora podrás comprobar. Si es así, aquí podrás aprender cómo hacer paso a paso una recarga con Llamaya.

Contrato vs tarjeta prepago

móvil, llamadas

Con todas las comodidades y el predominio de un contrato, ¿por qué sigue habiendo gente que sigue utilizando una tarjeta prepago? Aunque a primeras te parezca complicado dar algunos motivos por los que no elegir el contrato, lo cierto es que hay más ventajas en el prepago de lo que imaginas, pese al incordio de tener que recargar el móvil cada dos por tres.

¿Qué es el contrato?

Cuando haces uso de la telefonía móvil, tienes varias opciones a tu alcance. Una de ellas, la más habitual, es mediante un contrato con el proveedor de telefonía. De esa forma, tu línea se activa desde el primer día que la contrates y podrás contar con un saldo indefinido a tu alcance.

Cuando termina cada mes, la compañía te cargará en tu cuenta bancaria asociada el cobro de lo que has consumido. Es decir, te podrás olvidar completamente de tu saldo, y dedicarte a lo que realmente te interesa, disfrutar de los servicios de llamadas y datos que te aportan estos contratos.

¿Qué es el prepago?

Otra opción para los que necesitan usar la telefonía móvil es tener una tarjeta prepago. En este caso, puedes adquirir una tarjeta SIM para tu móvil en algunos establecimientos y poder contar con una línea válida desde el primer momento. No obstante, en este caso no es un contrato, sino que deberás recargar el saldo.

La compañía que te aporte el servicio irá restando de tu saldo el consumo que vayas realizando. Una vez agotado, podrás volver a recargar la cantidad de saldo que tú elijas. De lo contrario, no podrás realizar llamadas u otros usos de esta línea.

Existen también una modalidad derivada del prepago, y es la de recargar el móvil de forma automática. En esta variante, es similar a la de prepago, pero se te recarga X cantidad de dinero en el momento que tú elijas, e incluso elegir que solo se recargue en caso de estar por debajo de un cierto valor de saldo que tú elijas. Por ejemplo, puedes elegir que cada 1 de cada mes se te cargue un salto de 5€.

Ésta última variedad es mucho más cómoda, con las ventajas de una tarjeta de prepago y con las comodidades de un contrato. Pero tendrás que tener una tarjeta de crédito o cuenta asociada a la línea…

Ventajas de recargar el móvil

Aunque puedas pensar que recargar el móvil no aporta ninguna ventaja, lo cierto es que tiene muchas ventajas frente al contrato:

  • Mayor privacidad al no tener que asociar tu cuenta o tus datos como en el contrato.
  • Tienes mayor consciencia de lo que consumes, ya que el saldo es limitado y te puede ayudar a ahorrar. Especialmente si tienes adicción a estos dispositivos te podría servir para ponerte límites.
  • Puede ser un buen control para el uso que hacen los menores de los móviles, ya que limitarás a una cantidad concreta cada mes.
  • Te evita pagar cuotas mínimas como sucede en los contratos. Con el prepago, si no consumes nada no pagarás nada.
  • Limita las posibilidades de fraude que se pueden hacer con los contratos.

Entre sus mayores inconvenientes se encuentra la incomodidad de tener que realizar recargas cuando tu saldo se agota

Cómo recargar el móvil en Llamaya

recarcar el móvil

Una vez dicho esto, el tema que nos concierne aquí es la forma en la que se puede recargar el móvil de forma fácil, segura y usando efectivo en el servicio Llamaya. Para ello, tan solo tendrás que seguir estos simples pasos:

  1. Además de mediante llamada o el formato online, también puedes recargar tu móvil de Llamaya acudiendo a algunos establecimientos de primera necesidad (supermercados, gasolineras, estancos o quioscos). En la lista se encuentran:
    • Eroski, DIA, El Corte Inglés, Supercor, Hipercor, Opencor.
    • Petronor, Repsol, Campsa, Cepsa.
    • Phone House.
    • Locutorios o kioskos.
    • Bodybell, Juteco.
  2. Allí podrás solicitar recargar el móvil con tu tarjeta prepago con la cantidad que desees.
  3. Puedes elegir la forma de pago que quieras, además de tarjeta de crédito/débito, PayPal, Apple Pay, transferencia bancaria, o criptomonedas, también tienes la posibilidad del efectivo.
  4. Tras eso, tu saldo quedará cargado, sin ningún tipo de gastos adicionales. Y al recargar el móvil, el saldo quedará activo instantáneamente.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

English testTest CatalàTest español