Fabricación aditiva: todo lo que tienes que saber sobre esta técnica

impresora 3D

La fabricación aditiva a veces se confunde con las técnicas de impresión 3D. Y es que, pueden parecer lo mismo si se atiende a su descripción, o se podría considerar a la propia impresión 3D como una técnica de fabricación aditiva propiamente dicha.

Sea como sea, aquí podrás entender las semejanzas, diferencias y todo lo que necesitas saber sobre esta técnica para la creación de objetos en tres dimensiones agregando capa sobre capa de materiales.

¿Es lo mismo que impresión 3D?

Extrusores de la impresora 3D Tresdpro R1

La impresión 3D está popularizando las técnicas de fabricación aditiva en casa, con las impresoras 3D domésticas, y también en la industria, donde ha llegado para revolucionar la forma en la que se construían los objetos hasta el momento.

No obstante, aunque la impresión 3D use técnicas de fabricación aditiva, no toda la fabricación aditiva se puede considerar impresión 3D. Es ahí donde radica la gran diferencia.

Si te fijas en la forma en la que una impresora 3D trabaja, verás que recibe un modelo a través del archivo con la imagen a imprimir. A partir de esos datos, irá moviendo sus cabezales para ir agregando capa a capa y que vaya cogiendo volumen desde cero hasta tener la pieza final.

Algo muy diferente a otras técnicas tradicionales para crear piezas 3D, como los moldes, el mecanizado, etc., donde se pueden generar piezas solo de limitada complejidad, mientras que en las técnicas aditivas se pueden generar geometrías mucho más complejas, abriendo un sin fin de nuevas posibilidades, desde la fabricación de piezas simples, hasta la construcción de viviendas mediante impresión 3D…

¿Qué es la fabricación aditiva?

impresora 3D

La fabricación aditiva abarca muchas tecnologías, todas ellas con algo en común, y es que se va «agregando» poco a poco durante el proceso hasta obtener el resultado final. Entre las técnicas abarcadas están:

  • Impresión 3D
  • Prototipado rápido
  • Fabricación digital directa
  • Fabricación en capas
  • Fabricación de aditivos

Por tanto, las aplicaciones de este tipo de tecnologías son bastante ilimitadas. En sus inicios se centraron en el prototipado rápido para modelos de producción, y últimamente se está aplicando a todo tipo de sectores industriales, desde medicina, aeroespacial, moda, etc.

El concepto fabricación aditiva se usa en entornos profesionales y especializados, pero siempre haciendo referencia a técnicas para conseguir crear objetos añadiendo capa a capa de material, sin entrar en la tecnología empleada para ello. Tampoco importa el material, se puede emplear desde plástico, tejidos orgánicos, hasta metales, combinaciones, etc.

¿Qué se necesita para el proceso de fabricación?

Simplify3D, mejores programas de impresión 3D

Para poder llevar a cabo el proceso de fabricación aditiva, se necesitan los siguientes elementos:

  • Un PC desde el que diseñar la pieza o modelo a fabricar.
  • El software de modelado 3D necesario, o CAD.
  • Equipo de fabricación aditiva, sea del tipo que sea.
  • Material para la estratificación.

Cuando se crea el modelo 3D o CAD, y se manda a fabricar, el equipo de fabricación aditiva leerá los datos necesarios de dimensiones y forma de la pieza y comenzará a agregar capas sucesivas de líquido, polvo o el material fundido para formar la el modelo.

Cuando se emplea material fundido, se puede volver a solidificar, como es el caso del plástico de las impresoras 3D que se funden en los extrusores y luego endurece. También se pueden usar líquidos o resinas que luego se someten a un proceso de curado por UV, recocido, etc., o polvo metálico para luego fusionarlo mediante un horneado…

Por ejemplo, se pueden emplear desde PLA o ABS, hasta fibras naturales, pasando por metal, hasta hormigón, etc. Las posibilidades son muchas.

Aplicaciones

PLA 3D 850 y 870 de SAKATA3D

Las técnicas de fabricación aditiva, como la impresión 3D, ya se están empleando en multitud de sectores. Las aplicaciones van más allá de lo que puedas imaginar. Algunos ejemplos son:

  • Impresión de carnes impresas para alimentación.
  • Impresión de órganos vivos o tejidos para el sector médico.
  • Estructuras y viviendas impresas con hormigón.
  • Competición, como en el motorsport para crear piezas aerodinámicas y mecánicas hasta ahora imposibles. Incluso los equipos de F1 llevan sus impresoras a los circuitos para imprimir pequeñas piezas aerodinámicas.
  • Creación de implantes o prótesis médicas, como elementos para cirugía, ortopedia, modelos anatómicos, etc.
  • Sector aeroespacial donde se crean prototipos funcionales o piezas para la aerodinámicas de naves y aviones.
  • Industria del automóvil, para crear piezas de todo tipo.
  • Otras industrias para fabricar desde nuevas herramientas de trabajo, hasta otros modelos que no se podían crear mediante métodos anteriores.
  • La moda, para producir algunos elementos.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.