Investigadores desarrollan nuevos métodos para evitar que tu impresora 3D pueda ser hackeada

impresora 3D hackeada

Un grupo de investigadores compuesto por personal de centros tan prestigiosos como la Universidad de Rutgers-New Brunswick y el Instituto de Tecnología de Georgia han estado colaborando para desarrollar nuevos métodos con los que conseguir prevenir y evitar que cualquier impresora 3D pueda ser hackeada o al menos que esto no sea un proceso tan sencillo como hasta ahora.

En palabras del propio Saman Aliari Zonouz, investigador dentro del Departamento de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Universidad de Rutgers-Nuevo Brunswick:

Serán blancos atractivos porque los objetos y partes impresos en 3D se utilizan en infraestructuras críticas de todo el mundo, y los ciberataques pueden causar fallas en el cuidado de la salud, el transporte, la robótica, la aviación y el espacio.

A la industria le importa mucho eliminar cualquier riesgo a la hora de que una impresora 3D pueda ser hackeada/h2>

Por su parte, para Mehdi Javanmard, coautor del trabajo y profesor del mismo centro docente:

Imagine subcontratar la fabricación de un objeto a una instalación de impresión 3D y no tiene acceso a sus impresoras. No hay manera de verificar si pequeños defectos, invisibles a simple vista, se han colado en su producto. Los resultados podrían ser devastadores y no tendrían forma de localizar de dónde proviene el problema.

Solo mirando el ruido y el movimiento del extrusor, podemos averiguar si el proceso de impresión está siguiendo el diseño o se está introduciendo un defecto malicioso. Esta idea es similar a la forma en que se utilizan agentes de contraste o tintes para obtener imágenes más precisas de los tumores, como vemos en resonancias magnéticas o tomografías computarizadas. Usted verá más tipos de ataques, así como las defensas propuestas en la industria de la impresión en 3D dentro de unos cinco años.

Como puedes ver, estamos ante uno de los temas más delicados del mundo, sobre todo si tenemos en cuenta ciertos factores como puede ser la enorme cantidad de dinero que determinadas empresas gastan en el desarrollo de sus productos, mismos que, a su vez, pueden ser muy bien vendidos si caen en malas manos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *