Rodamiento lineal: qué es y para qué se usa

rodamiento lineal

No todo son componentes electrónicos, muchos proyectos también necesitan de conocimientos sobre partes mecánicas, como las aplicaciones de robótica y otras aplicaciones de mecatrónica. Por eso es interesante conocer también acerca del rodamiento lineal. Una pieza clave para hacer posible muchas aplicaciones y que cuenta con algunas particularidades frente a otros tipos de rodamientos, funcionando bien en sistemas de precisión o en sistemas de transporte donde se busca robustez.

En esta guía podrás conocer todos los detalles de este tipo de pieza, así como sus posibles aplicaciones, ventajas y desventajas, los tipos que existen, e incluso dónde comprar estas piezas baratas.

¿Qué es el rodamiento lineal?

rodamiento lineal

Un rodamiento o cojinete es un elemento básico de la mecánica que ayuda a reducir la fricción entre el eje y las piezas conectadas a él. Se puede encontrar en multitud de aparatos, desde electrodométicos, hasta ventiladores, pasando por vehículos, etc.

En cambio, si nos referimos a un rodamiento lineal, es un tipo específico de cojinete que se emplea para movimientos de traslación (en vez de rotativos). Se compone de una jaula y segmentos de rodadura de acero y bolas de ese mismo material.

Tipos de rodamiento lineal

Existen diferentes tipos de rodamientos lineales, cada uno con sus ventajas respecto a los otros:

  • Con bolas: este tipo de rodamiento lineal tienen una baja fricción gracias a bolas metálicas en su interior, y son los más comunes. El contacto de la bola con el eje es muy pequeña, lo que reduce la el rozamiento, aunque ejercen una gran presión en el eje, por lo que se recomienda que se empleen en ejes endurecidos. También son bastante duraderos, soportan mucha carga, se lubrican fácilmente, hacen poco ruido, son económicos, y tienen un buen rendimiento. A su vez pueden ser:
    • Abiertos: presentan una pequeña apertura y se usan en aplicaciones donde se necesiten varios apoyos del eje y un apoyo completo del eje para evitar la flexión.
    • Cerrados: son cerrados, formando la circunferencia completa, por lo que abraza al completo al eje.
    • Guías lineales: son un subtipo de rodamiento lineal de circulación de bolas, pero corren por un riel perfilado, por lo que los rodamientos tienen forma de arco, con una apertura.
  • De rodillos: emplean rodillos de metal en vez de esferas. Sin embargo, tienen una capacidad más alta de carga que el rodamiento de bolas de tamaño equivalente. La desventaja es que son menos tolerantes a las fuerzas laterales. Las variantes son:
    • Cadena de rodillos: son muy versátiles, y ruedan en su diámetro exterior a lo largo de una pista. Se llaman de cadena porque están unidos por anillos exteriores o por espigas. Algunos modelos incorporan un rodillo axial adicional para soportar mejor las cargas laterales.
    • Guía de rodillos: similares a las guías de bolas, pero con mayor capacidad de carga debido a que se sustituyen las bolas por rodillos. Además, son bastante compactos y precisos, por lo que se pueden usar en aplicaciones médicas.
    • Correa lineal de rodillos cruzados: este otro subtipo ofrece una precisión muy alta, y una gran capacidad de carga. Sin embargo, son muy vulnerables a la contaminación por su diseño, por lo que se suele usar en aplicaciones para salas blancas o salas limpias.
  • Rodamientos lineales lisos: han evolucionado rápidamente en los últimos 20 años, junto con el desarrollo de los plásticos de baja fricción y las nuevas cerámicas, ya que están elaborados con estos materiales. Se pueden subdividir en:
    • Plástico: tienen un coeficiente de fricción muy reducido y carecen de elementos rodantes, por lo que no hay que preocuparse por la contaminación, suciedad o polvo que pueda entrar.
    • Cerámica: similares a los de plástico, pero son más silenciosos y suaves, incluso hay algunos que no necesitan lubricación.

Aplicaciones de los cojinetes

Existen muchas aplicaciones para esta pieza mecánica. Algunos ejemplos los encontrarás en sectores industriales, mecánica en general, o trasporte:

  • Para los ejes de vehículos.
  • En partes móviles de robots.
  • Cintas transportadoras.
  • Ventiladores.
  • Cabezales móviles de impresoras e impresoras 3D.
  • Electrodomésticos.
  • Máquinas de todo tipo.
  • Trípodes de cámaras.
  • Equipos de gimnasio.
  • Ascensores.
  • Puertas de las cámaras de seguridad de bancos.
  • En el mundo de la medicina.
  • etc.

Problemas comunes de los rodamientos lineales

tipos de rodamientos

Los rodamientos lineales comparten algunos problemas típicos con el resto de rodamientos, además de otros propios por su arquitectura. Conocer estos problemas puede evitar muchos contratiempos durante el funcionamiento, así como prevenir algunos de ellos con un correcto mantenimiento. La lista de problemas frecuentes es:

  • Problemas en la propia pista o raíl de desplazamiento por el que corre el rodamiento, que suelen deteriorarse con el uso.
  • También pueden desalinearse por un mal montaje o por golpes, lo que puede forzar al rodamiento y acelerar el deterioro o impedir su correcto funcionamiento.
  • La suciedad suele ser un acelerador de la corrosión y del desgaste de los rodamientos. Mantenerlos limpios es fundamental.
  • También se debe vigilar la correcta lubricación. Una lubricación insuficiente provoca rozamiento, corrosión y desgaste mayor. Una lubricación excesiva también puede ser contraproducente. Y, por supuesto, siempre deberías usar lubricantes adecuados.
  • Manipular inadecuadamente el rodamiento o usar las herramientas incorrecta también pueden generar roturas o problemas.
  • El uso repetido y la fatiga también son causas de averías, pero ante esto tan solo se puede sustituir los rodamientos lineales cuando llegue a su fin de vida útil o usar rodamientos más robustos (si existen).
  • Sobrecargar los rodamientos también suele generar muchos problemas. Siempre hay que respetar las recomendaciones del fabricante.

¿Cómo elegir el rodamiento adecuado?

Es también fundamental elegir el rodamiento lineal adecuado para tu proyecto. Esto evita muchas averías o inconvenientes citados anteriormente. Para ello, debes tener en cuenta los siguientes factores:

  • Capacidad de carga: es el factor que indicará la cantidad de peso o fuerzas que puede soportar el rodamiento, o el tiempo que durará intacto bajo esas fuerzas.
  • Vida útil: muchos fabricantes suelen detallar la vida de sus rodamientos en función de los giros o las horas que podrían durar. Por ejemplo, 15000 horas.
  • Velocidades de funcionamiento: también es importante verificar este otro valor, más aún si se trata de un rodamiento del que se quiere extraer una gran velocidad, ya que la velocidad está condicionada por, entre otras cosas, la temperatura a la que funcionará el rodamiento. No es lo mismo un rodamiento para un aparato frio, que otro destinado al interior de un motor que alcanza altas temperaturas, etc.
  • Aceleración: cambia de un modelo a otro, y también puede ser fundamental para la elección en función de para qué lo quieras.
  • Dimensiones: el tamaño importa para que encaje en tu proyecto.
  • Temperatura de servicio: indica el rango de temperaturas en las que el rodamiento puede funcionar de forma óptica. Ten en cuenta que con temperaturas elevadas el material podría variar su dureza o evaporar el lubricante, haciendo que la carga soportada disminuya, y a temperaturas muy bajas se podría congelar, afectando a la movilidad.
  • Precio: es importante saber bien cuánto puedes invertir en este tipo de piezas. Generalmente, como son de pequeño tamaño, suelen ser muy baratas. Pero puede haber algunos rodamientos especiales o de tamaños grandes que pueden tener precios bastante superiores.

Mantenimiento básico de los rodamientos

Mantener los rodamientos en perfecto estado para que funcionen de manera óptica y que se alargue su vida útil es tan sencillo como realizar un buen mantenimiento básico:

  1. Abre la tapa del cojinete en un ambiente limpio. Puedes leer las indicaciones del fabricante para no dañar el rodamiento durante el proceso.
  2. Limpia el cojinete con un agente de limpieza.
  3. Una vez se ha eliminado la suciedad y el óxido que pueda tener el rodamiento, lo siguiente es aplicar el aceite o grasa lubricante. Solo debes poner una pequeña cantidad.
  4. Después vuelve a colocar la tapa del cojinete.
  5. Gira el rodamiento varias veces para que el lubricante se reparta bien.

Dónde comprar rodamientos lineales baratos

Para adquirir este tipo de rodamiento lineal, no es fácil. Deberías acudir a tiendas de mecánica especializadas, o en algunas ferreterías. También es posible comprarlos en Amazon, como estos que te recomendamos aquí:

Para lubricar los rodamientos, evita usar aceites vegetales, u otro tipo de grasas inapropiadas, ya que pueden hacer más daño que beneficio a los rodamientos. Existen productos de lubricación especiales como:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)