Crean el primer filamento de biotinta capaz de crear cartílagos

impresora de cartílagos

Una de las enfermedades más dolorosas que puede sufrir el ser humano tiene mucho que ver con la degeneración del cartílago presente en nuestras articulaciones, una afección que, además puede ser extremadamente difícil de reparar únicamente mediante cirugía. Debido a esto y tratando de buscar una solución mucho más viable e interesasnte, desde la Universidad Estatal de Pennsylvania, hoy se nos presenta un hallazgo por el cual se podrían comenzar a crear implantes de cartílagos artificiales mediante impresión 3D.

Hasta ahora, el hecho de crear un cartílago artificial tenía demasiadas contras, no por el hecho de que estemos ante un proceso laborioso y bastante caro a nivel económico, sino porque para crear un cartílago artificial todas las técnicas se basaban en la unión de una serie de nanotubos de hidrogel. Esto básicamente lo que hacía era que el cartílago no permitiese el crecimiento normal de una persona.


Entrando un poco más en detalle y según los estudios referentes a esta clase de cartílagos, al parecer su uso hacía que se inhibiese el crecimiento celular normal del paciente. En cuanto al experimento llevado a cabo en la Universidad Estatal de Pensylvania, al parecer ahora se podrían crear tejidos a gran escala sin necesidad, así es como lo comentan, de hacer uso de ningún tipo de “andamio“.

Para crear esta nueva generación de cartílagos artificiales, se sigue un proceso de dos pasos. En primer lugar se crea una serie de tubos diminutos, de entre 3 a 5 centésimas de pulgada de diámetro, a partir de alginato, un extracto de alga. Llegados a este punto, las células de cartílago comienzan a pegarse sin llegar a adherirse al alginato. Después de siete días, estas células se desprenden del alginato dejando hebras delgadas de cartílago. Estas hebras o hilos son los que se utilizan finalmente para construir el material en su estructura deseada usando una impresora 3D.

El resultado es un cartílago artificial cuya estructura es muy similar al cartílago de vaca natural aunque, lamentablemente, no es tan fuerte. Aun así, lo cierto es que según las pruebas realizadas si que es más fuerte que el cartílago artificial creado a partir de hidrogel. Según el equipo a cargo del proyecto, se cree que sus propiedades de fuerza podrían crecer si se utiliza en pacientes reales ya que la presión ejercida por las articulaciones mejoraría sus propiedades mecánicas.

Te puede interesar

Escribe un comentario