La impresora 3D de NASA es capaz de crear pizzas personalizadas en 10 minutos

print

Como seguro sabrás, NASA es una de las organizaciones gubernamentales más interesadas en conseguir desarrollar todo lo posible las técnicas de impresión 3D, fundamentalmente porque esta es una tecnología ya probada en el espacio que puede solventar gran parte de los problemas a los que se enfrentan los astronautas fuera de la Tierra. Entre los proyectos que tienen en marcha, destacar la creación de una impresora 3D de alimentos que, después de años de desarrollo, ya es incluso capaz de crear una pizza personalizada en menos de 10 minutos.

Personalmente creo que el tema de que esta impresora sea capaz de crear una pizza personalizada es más puro marketing que otra cosa, una forma de vender al sector de la restauración y el ocio una nueva y especial forma de fabricar comida rápida totalmente diferente, ideal para que las grandes empresas se interesen y así comiencen a invertir en un proyecto que puede ser más que interesante. Debido a esto, en segundo plano queda un papel fundamental, el que cualquier persona en el espacio pueda dejar de comer esos platos “enlatados” y pase a degustar comida no quizás mas nutritiva pero si sabrosa.


print2

Tal y como indica la propia NASA, tras mucho tiempo de desarrollo, todavía no se habían conseguido resultados demasiado notables, ni mucho menos aptos para los requisitos que ellos buscaban con el desarrollo del proyecto y por lo que habían invertido, al menos hasta ahora. Tras una inversión de 125.000 dólares finalmente se ha conseguido desarrollar desde prácticamente cero una nueva impresora 3D capaz de fabricar pizzas personalizadas en cuestión de minutos, un modelo que hoy día se conoce con el nombre de “BeeHex“.

Ahora bien, no esperes ni mucho menos una pizza con una forma demasiado elaborada ya que, al menos de momento, se pueden crear versiones compuestas de pasta, queso y salsa de tomate. Es precisamente la distribución tanto de la salsa de tomate como del queso las que se pueden personalizar de mil y una formas, incluso mediante el envío a la impresora de una simple imagen en formato JPEG.

Te puede interesar

Escribe un comentario