Crean un minicerebro impreso en 3D para estudiar el comportamiento de las neuronas

neuronas

Hoy quiero presentarte el trabajo realizado por el ingeniero mexicano Rodrigo Lozano, un actual doctorando de la Universidad de Wollongong (Australia) que ha conseguido diseñar y fabricar mediante impresión 3D nada menos que un minicerebro en el que poder estudiar el comportamiento de las neuronas de ciertas enfermedades cerebrales o de personas que son consumidoras de drogas.

Para realizar los primeros experimentos sobre este complicado proyecto, al parecer el ingeniero decidió crear un modelo de cerebro en miniatura haciendo uso de tecnologías de diseño e impresión 3D. Sobre el mismo se colocaron neuronas de ratones sobre distintas capas del modelo las cuales lograron sobrevivir durante diez días realizando todos sus procesos de comunicación y no sufriendo, aparentemente, daño alguno.

Crean un cerebro en miniatura donde las neuronas puede vivir hasta 10 días haciendo todas sus funciones naturales.

Tal y como ha explicado el propio Rodrigo Lozano:

Neuronas corticales inmaduras de ratones embrionarios son encapsuladas en un hidrogel de polímero llamado gellan gua, el cual es de procedencia natural y permite crear una suspensión de células llamada ‘bio-tinta

En cuanto al material en del que se nos habla anteriormente, destacar que este es de bajo costo y biocompatible con el cuerpo humano ya que es lo suficientemente poroso como para conseguir que dentro del mismo puedan pasar nutrientes y materiales de desecho creados por las propias células. A su vez, este material tiene la propiedad de que se solidifica eficazmente a temperatura ambiente mientras presenta la facilidad de que puede ser modificado químicamente con pépticos como el denominado RGD.

Como detalle final, comentar que gracias a la estructura base de este minicerebro y al uso de este nuevo hidrogel se consiguió que las neuronas pudieran crecer y extender sus conexiones hasta centenares de micras. Gracias a esto, después de diez días desde que se iniciase el experimento, se pudo comprobar que la estructura tenía las mismas características en células corticales maduras e incluso que las neuronas habían conseguido formar estructuras en capas semejantes a la corteza cerebral.


Escribe un comentario