Disney invierte en MakieLab, un fabricante de muñecas por impresión 3D

MakieLab

Sin hacer demasiado ruido, lo digo ya que curiosamente no hay ningún comunidad al respecto que informe de esta acción, nos enteramos de que Disney a comprado parte de MakieLab. Sin no conoces a esta empresa, comentarte que hablamos de una startup con sede en Londres que últimamente está cogiendo bastante fama gracias al exquisito gusto y detalles de sus muñecas personalizadas fabricadas mediante impresión 3D.

Al parecer y según ha transcendido, el acuerdo entre Disney y MakieLab comenzó a negociarse en julio de 2016 y no fue hasta principios de 2017 cuanto finalmente todo se concretó. Como detalle, comentarte que, según se puede ver en la página web de la propia MakieLab, en un post publicado el 18 de febrero, se anuncia que la empresa ya no es una entidad independiente aunque, curiosamente, no se anuncia su nuevo propietario. Concretamente se puede leer lo siguiente:

La tecnología y plataforma de Makies ha sido adquirida con éxito por un fantástico gigante de los medios estadounidenses, que esperamos hará algo maravillo con la empresa muy pronto.

Disney se interesa por la calidad de las muñecas impresas en 3D de MakieLab y compra parte de la compañía.

Por otro lado, se conoce que MakieLab ha transladado parte de su negocio a Estados Unidos donde ha sido aceptada en el acelerador de inicio de Disney. A su vez, la emprea ha comenzado a ofrecer a sus clientes trajes para sus muñecas dotados de patrones de Maléfica o Minnie Mouse, dos de las principales propiedades de Disney.

Hablando un poco de la historia de MakieLab y de cómo ha conseguido ser adqurida por Disney, tenemos que destacar que desde sus inicios la compañía inglesa permitía que tras rellenar un breve formulario a través de su propia página web, algo que podía hacer cualquier un niño o niña debido a su facilidad , este pudiera elegir en línea un diseño de muñeca básica. A partir de esta elección el mismo la podía personalizar con el cabello, el color de los ojos y el tono de la piel. Una vez estas características estaban configuradas se podía elegir la ropa y enviaba el diseño a la empresa, que imprimía la muñeca física en una impresora 3D industrial, la vestía y la enviaba.


Escribe un comentario