Un grupo de científicos consigue desarrollar un sistema de propulsión para cohetes impresa en 3D

cohetes

En esta ocasión nos movemos hasta Australia para conocer el trabajo recién presentado por un grupo de investigadores de la Universidad de Monash, situada en la ciudad de Melbourne, que, en tan sólo cuatro meses, han sido capaces de desarrollar y fabricar un sistema de propulsión para cohetes fabricado íntegramente mediante técnicas de impresión 3D.

Como puedes ver en la imagen situada justo en la cabecera de esta misma entrada o en funcionamiento en el vídeo que te he dejado al comienzo de la entrada extendida, hablamos de un motor de cohete basado en el uso de una boquilla de aerosol que tiene una función diferente de la impulsión conseguida con las boquillas presentes en las unidades convencionales.

Project X, una nueva generación de motores para cohetes donde se utilizan las boquillas de aerosol y la impresión 3D para su fabricación

Este proyecto, bautizado por los ingenieros con el nombre de Project X, ha sido diseñado para demostrar que una boquilla de aerosol puede mejorar la eficiencia del accionamiento de un motor de cohete ya que se utilizan menos gases cuando el mismo aún se encuentra a baja altitud. Un punto a tener en cuenta, tal y como destacan los creadores de este motor de cohetes, es que además de utilizarlo para demostrar las ventajas de las boquillas de aerosol, se ha utilizado la impresión 3D para producir esta unidad.

Tal y como ha comentado Marten Jurg, uno de los ingenieros que han trabajado en el Proyect X:

Las unidades tradicionales en forma de campana, como en los transbordadores espaciales, alcanzan su punto máximo cuando están en el suelo. Sin embargo, cuando éstas alcanzan una altitud alta, la llama se expande, lo que reduce su accionamiento.

El diseño que nosotros hemos conseguido mantiene su rendimiento, que es muy difícil de lograr con los procesos de producción convencionales. Mediante el uso de las últimas técnicas de fabricación aditiva, podemos crear diseño complejos, imprimir, probar, refinar e imprimir de nuevo, en cuestión de días en lugar de meses.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *