Cómo hacer una jukebox casera y personalizada

La música ambiental es algo que no ha muerto, a pesar de ser típico de la década de los 70 y 80. Uno de los elementos más populares durante esos años es la famosa jukebox o rocola que ambientaba un local o un bar por un módico precio. La moda de lo retro ha hecho que las jukebox vuelvan a ser populares e incluso que compitan con servicios modernos de música como Spotify o Deezer.

A continuación os vamos a detallar cómo construir una jukebox casera sin necesidad de comprar o recurrir a dispositivos antiguos y desfasados que puede que no funcionen correctamente o como deberían de funcionar. Pero antes ¿qué es exactamente una jukebox?

¿Qué es una jukebox?

Para muchos el nombre de Jukebox os sonará como a una tecnología nueva que es bastante cara, otros os sonará a risa, pero en realidad, una jukebox es bastante diferente a estas opiniones o expresiones.
Una jukebox es el término inglés que hace referencia a la gramola, rocola o tocadiscos tradicional que estaba en los bares y centros de ocio, siendo un gran elemento para ambientar cualquier habitación o estancia. La moda por lo retro ha hecho que cada vez sean más las personas que busquen y disfruten de este dispositivo a pesar de que cuando nacieron ya no estaban de moda o no se fabricaban de manera industrial, aunque gracias a las tecnologías libres, la existencia de “renovadas” Jukebox tienen elementos nuevos como altavoces inteligentes, pantallas táctiles o ingresos a través de apps de pago en lugar de la ranura de monedas.

Los elementos característicos de las jukebox son una lista de música que puede estar de forma digital o de forma física a través de discos; altavoces para emitir el sonido o la canción que seleccionemos y una interfaz para seleccionar la canción o la lista de canciones que queremos escuchar. Gracias a Internet de las Cosas, las nuevas jukebox son dispositivos inteligentes que se pueden conectar a nuestro smartphone y utilizar la pantalla del móvil con interfaz para seleccionar la canción o la lista de canciones.

¿Qué materiales necesito?

La construcción de una jukebox casera o personalizada es bastante fácil aunque el precio de los componentes no es nada bajo ya que la jukebox exige ciertos elementos cuyo precio puede encarecer el proyecto, pero siempre podemos sustituirlos por materiales reciclados o reutilizados de otros proyectos, con lo que el precio podría bajar considerablemente.

Los elementos que necesitaremos son:

  • Raspberry Pi
  • Tarjeta microsd de 16 Gb
  • Botones GPIO, cables y un tablero de desarrollo
  • Altavoces
  • Memoria USB
  • Bombilla inteligente ( Philips Hue, Xiaomi, etc…)
  • Prota OS

Además necesitaremos una carcasa o armazón para guardar todos los componentes de nuestra jukebox casera. Para ello podemos crear una nosotros mismos con madera, cristal y un poco de cartón o bien adquirir una jukebox averiada a la cual vaciamos e instalamos la jukebox que hemos creado.

Montaje de la Jukebox

En este proyecto utilizaremos Raspberry Pi, una placa SBC que no solo puede gestionar diversos archivos de audio sino que se puede conectar a otros dispositivos. Pero para que funcione correctamente hemos de instalar un sistema operativo. En este caso hemos optado por Prota OS, un sistema operativo que se encargará de gestionar de manera inteligente la Jukebox. En la web oficial no solo tenemos el sistema operativo sino que tendremos una forma de grabar la imagen en una tarjeta microsd. Una vez que hemos grabado la imagen, la probamos en Raspberry Pi y listo.

Ahora hemos de montar el tablero de desarrollo para que funcione como una botonera para nuestra Jukebox. Primero hemos de instalar los botones en el tablero de desarrollo. Después hemos de insertar los cables justo al lado del botón y en el otro extremo del cable conectar un conector para enviar todos los cables al puerto GPIO de Raspberry Pi. Esto creará los botones de la jukebox que más adelante podremos programar o reprogramar.

Ahora debemos de configurar la aplicación GPIO para configurar los botones que hemos configurado y conectado a Raspberry Pi.

Una vez que hemos configurado los puertos GPIO, hemos de ir a Volumio, la aplicación de música de Prota OS y configurar con la aplicación la música y distintas listas de música que más adelante utilizaremos en la jukebox. Claro está, no solo los botones hay que conectar al puerto GPIO sino que también los altavoces han de conectarse al puerto USB de Raspberry Pi.

Ahora hemos de conectar la bombilla inteligente. Las luces de colores son algo importante de la jukebox, en este caso vamos a utilizar una bombilla inteligente que cambie el color según la canción. Para ello, primero hemos de conectar la bombilla a Prota OS. Una vez que está conectada, en Prota OS encontraremos una aplicación llamada Stories que nos permitirá automatizar ciertos parámetros. El funcionamiento será el siguiente: Si se pulsa la lista 1, la bombilla emite color azul. Estas normas habrá que crearlas con cada lista de música que creemos.

Ahora que tenemos todo ensamblado, toca guardarlo todo en una carcasa que podemos construir nosotros mismos o directamente utilizar una carcasa de jukebox antigua o desfasada, esto lo debéis de elegir vosotros mismos.

¿Cómo usar esta Jukebox?

la utilización de esta jukebox es muy interesante porque podemos crear una lista con diversas canciones, es decir, una canción por botón o podemos crear una lista de música por botón y emparejarlo a un color de la bombilla determinado. La guía que hemos seguido en Instructables habla de utilizar programas de terceros como IFTTT que automatizan ciertas tareas con la Raspberry Pi. Así podemos utilizar altavoces inteligentes como Amazon Echo o sencillamente añadir sensores de movimiento para que se encienda y comience a funcionar o sencillamente que cuando se acerque un determinado dispositivo como un smartphone, la jukebox reproduzca una determinada lista de música o una canción. Los límites los ponéis vosotros mismos.

¿Están las jukebox desfasadas?

Viendo ahora las limitaciones de las jukebox, posiblemente os preguntaréis si realmente son necesarias o no. Para las personas que son amantes de lo retro, de lo antiguo, las jukebox siguen siendo interesantes ya que nos permite escuchar música sin depender de un smartphone o un ordenador. Lo que viene a ser un “iPod superantiguo”, para los que son amantes de Apple.

Pero si realmente somos usuarios prácticos, que nos da igual el dispositivo y solo queremos escuchar música, la mejor solución es un altavoz inteligente conectado a nuestro smartphone para ambientar cualquier habitación con la música que queramos. El resultado es casi igual pero es menos aparatoso que creando nosotros mismos la jukebox. Ahora bien, el resultado no es igual de libre y personalizado que si creamos nosotros mismos este dispositivo ¿no lo creéis?


Categorías

Raspberry Pi

Hombre de letras, amante de la Informática y del Mundo Libre, en especial del Software y ahora mismo del Hardware Libre. Preguntar no es ofender, así que preguntad lo que queráis.

Un comentario

  1.   Pedro dijo

    Muy buen artículo, enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.