Los mejores limpiadores de ultrasonidos

limpiador de ultrasonidos

Actualmente están cobrando mayor relevancia los limpiadores de diversos tipos, especialmente unos nuevos como son los limpiadores de ultrasonidos. Realmente esta tecnología no es nada novedosa, se lleva usando en la industria durante mucho tiempo, pero no hace tanto que están disponibles también para todo el público.

En este artículo vamos a ver qué son estos limpiadores ultrasónicos, para qué te pueden servir, y cómo elegir el mejor, además de hacerte algunas recomendaciones de compra…

Los mejores limpiadores de ultrasonidos

En cuanto a los mejores limpiadores de ultrasonidos que puedes comprar en la actualidad por un precio asequible, tenemos los siguientes:

Limpiador...
Limpiador...
No hay valoraciones
Rebajas VEVOR Limpiador...
VEVOR Limpiador...
No hay valoraciones
Rebajas CREWORKS 3L 120W...
CREWORKS 3L 120W...
No hay valoraciones

Líquidos para la limpieza

En cuanto a los líquidos que puedes comprar, aquí tienes una selección de los mejores:

  • Para aparatos electrónicos:
  • Para gafas, joyería, dentaduras postizas, etc.:
Rebajas DELLWING HD Special...
DELLWING HD Special...
No hay valoraciones
  • Para metales y piezas mecánicas:
Rebajas DELLWING Limpiador por...
DELLWING Limpiador por...
No hay valoraciones

¿Qué son los ultrasonidos?

espectro de sonidos

Las ondas sonoras con frecuencias por encima de los 20 kHz son inaudibles para el oído humano, recuerda que el oído solo capta de 20 Hz a 20 Khz, por debajo de 20 Hz se consideran infrasonidos, mientras que si superan los 20 Khz de la ercepción auditiva se consideran ultrasonidos. Aunque no producen sonidos detectables por nosotros, esto no implica su inexistencia. De hecho, ciertas criaturas, son capaces de percibirlas…

Recuerda que los ultrasonidos pueden tener una gran fuerza. No hay que menospreciarlos, ya que se pueden usar incluso en armamento militar para destruir, e incluso podrían soldar ciertos materiales…

¿Qué es la limpieza con ultrasonidos?

limpiadores de ultrasonidos

La limpieza mediante ultrasonidos se destaca como el procedimiento más efectivo para higienizar piezas de muy distinta naturaleza, como luego veremos. Este método de limpieza se basa en el empleo de ondas de alta frecuencia que se propagan en el líquido en el cual se sumergen las piezas a limpiar. Estas ondas generan fuerzas de tensión que rompen los enlaces mecánicos e iónicos de todas las partículas presentes en la superficie de las piezas sumergidas.

Así se garantiza la eliminación de la suciedad depositada en las piezas, incluso en zonas de difícil acceso. Cualquier rastro de impureza se desprende y se disuelve en el líquido. Esto es gracias a que aprovecha el fenómeno conocido en la mecánica de fluidos como cavitación.

Las ondas ultrasónicas son generadas mediante dispositivos eléctricos llamados piezo-cerámicos y se transmiten al líquido, que suele ser agua o una solución acuosa. Estas ondas provocan la formación y posterior colapso de burbujas. Es decir, mediante microcorrientes y ondas de choque se produce esta producción y colapso de burbujas que serán las que realmente limpian las superficies de la pieza a limpiar.

¿Qué es un limpiador de ultrasonidos?

limpiador de ultrasonidos

Los limpiadores de ultrasonidos constituyen una herramienta eficaz para la higienización de objetos delicados o áreas de difícil acceso, logrando la eliminación de suciedad y bacterias que otros sistemas de limpieza no pueden eliminar. Por lo general, estos dispositivos constan de un recipiente donde se colocan las piezas a tratar, sumergiéndolos en un líquido especial a través del cual se propagan ondas de alta frecuencia y ese fenómeno de cavitación como he explicado en el anterior apartado.

Recuerda colocar el limpiador ultrasónico en un lugar aislado, ya que puede generar un ruido molesto mientras realiza el lavado.

Estos dispositivos encuentran aplicación en diversos sectores, como el médico, farmacéutico, deportivo, automotriz, estético y de ingeniería, debido a que ofrecen una limpieza profunda y delicada de los objetos, garantizando la eliminación completa de cualquier residuo de manera eficiente y respetuosa con el medio ambiente, en un corto período de tiempo. Además, es bastante cómodo, ya que no tienes que llevar el proceso de limpieza de forma manual…

Los limpiadores de ultrasonidos suelen estar compuestos por las siguientes partes o piezas:

  • Placa y enfriador.
  • Transformador de ultrasonidos.
  • Carcasa.
  • Panel de control digital.
  • Cubeta de acero inoxidable.

¿Cómo funciona un limpiador ultrasónico?

Este dispositivo utiliza ondas ultrasónicas con frecuencias que oscilan entre 20 y 400 kHz, generando vibraciones que aflojan los residuos y la suciedad acumulados en los objetos sometidos a limpieza por esta cavitación y burbujas explicadas anteriormente. Sin embargo, para que esto sea posible, se necesita un líquido para el proceso de limpieza.

En general, incluyen detergentes, agentes humectantes y otros componentes que mejoran la calidad de la limpieza. Algunos ejemplos de estos líquidos son:

  • Solución descarbonizante, utilizada para motores y sus componentes.
  • Solución decapante específica para dispositivos ultrasónicos.
  • Solución de limpieza diseñada para eliminar tintas.
  • Solución desengrasante para aplicaciones con ultrasonidos.
  • Solución sanitizante para su uso en la limpieza de moldes en la industria alimentaria o para eliminar residuos de material quirúrgico.

Pasos a seguir

Usar el limpiador ultrasónico es fácil, tan solo tienes que seguir las instrucciones del fabricante, ya que podría variar levemente en cada modelo y marca. Pero básicamente es poner el líquido y la pieza en la cubeta, tapar, encender el aparato, ajustar los parámetros de lavado, y esperar a que termine, durando en algunos casos unos 30 min. Una vez termina, puede que haga falta algunos pasos adicionales en algunos casos, aunque no en todos. Por ejemplo:

  • Muchos casos no necesitan nada más que limpiar y secar la pieza una vez termina.
  • Otros casos pueden necesitar un enjuague adicional para una ausencia total de residuos, como implantes quirúrgicos, etc.
  • También podría haber piezas que necesiten tratamientos superficiales de protección contra la corrosión, óxido, etc.

Ventajas del limpiador de ultrasonidos

Un limpiador de ultrasonidos permiten principalmente llevar a cabo una higienización exhaustiva y completa en diversos materiales que suelen ser difíciles de limpiar, como el acero, aluminio, cobre, caucho y ciertos tipos de plástico, sin producir daños. Entre las ventajas que ofrece el empleo de un limpiador ultrasónico destacan:

  • Se trata de un sistema de limpieza respetuoso con el medio ambiente, ya que es eficiente energéticamente y ahorra agua.
  • Ahorra tiempo y dinero, siendo hasta un 80% más rápidos que otros métodos de limpieza.
  • Realiza una limpieza a fondo que muchos otros sistemas no consiguen.
  • Proporciona desinfección y esterilización, para higienizar multitud de piezas diferentes.
  • Son fáciles de usar y rápidos.
  • No implican riesgos, ya que son seguros.
  • Contribuyen a prolongar la vida útil de los materiales.

No obstante, también tiene algunas desventajas, como es lógico. Entre las más destacadas que tienes que conocer están:

  • Coste inicial: los equipos de limpieza ultrasónica pueden ser costosos de adquirir, lo que puede representar una inversión significativa, especialmente para usuarios individuales o pequeñas empresas.
  • Mantenimiento: requieren mantenimiento regular para garantizar su funcionamiento óptimo. Esto incluye limpiar y reemplazar los transductores ultrasónicos y mantener el líquido de limpieza en condiciones adecuadas.
  • Tamaño y espacio: algunos modelos de limpiadores ultrasónicos pueden ocupar un espacio considerable, lo que puede ser un problema en entornos con limitaciones de espacio. Todo dependerá del tipo de limpiador (capacidad). No es lo mismo un aparato doméstico que uno industrial…
  • Limitaciones en el tamaño de los objetos: la capacidad de limpieza de un limpiador ultrasónico está limitada por el tamaño de la cubeta. Los objetos demasiado grandes no cabrán en la cubeta y, por lo tanto, no se pueden limpiar con esta tecnología.
  • Material sensible: algunos materiales sensibles o frágiles pueden verse dañados por la acción de las ondas ultrasónicas, especialmente si se utilizan frecuencias demasiado altas o líquidos de limpieza corrosivos.
  • Ruido: durante el proceso de limpieza ultrasónica, se genera ruido, que puede resultar molesto en entornos de trabajo cercanos a personas o donde se requiera un ambiente silencioso. Por eso es recomendable dejar el equipo limpiador mejor en un lugar aislado de la vivienda o del lugar de trabajo.
  • Tiempo de limpieza: aunque es efectivo y rápido, el proceso de limpieza ultrasónica puede llevar más tiempo que otros métodos de limpieza. Sin embargo, cuando se trata de objetos muy sucios o con áreas de difícil acceso, es más rápido utilizar uno de estos limpiadores en vez de otros métodos más laboriosos y arduos.
  • Consumo de energía: los limpiadores ultrasónicos requieren energía eléctrica para funcionar, lo que puede aumentar los costes de energía en entornos industriales, aunque los que se venden para uso particular, no suelen gastar demasiado, por lo que no lo vas a notar apenas en la factura de la luz. Además, como solo trabajan de vez en cuando, cuando tienes algo que limpiar, tampoco van a suponer un gasto perceptible.

Aplicaciones: ¿qué se puede limpiar con un limpiador de ultrasonidos?

Los limpiadores de ultrasonidos sirven para limpiar superficies en piezas incluso de reducidas dimensiones, y permite la higienización cuando otras soluciones no sirven. La limpieza de ultrasonidos se utiliza en multitud de industrias, como la automoción, el sector ferroviario, la joyería y relojería, matricería, cerámicas, para material quirúrgico y dental, para limpiar equipos de alto vacío, óptica de precisión, el sector textil, aeronáutica y sector aeroespacial, herramientas, industria farmacéutica, etc. Por tanto, para saber qué puedes limpiar con este tipo de aparatos tenemos:

  • Piezas de motores que tengan suciedad, grasa, y otros residuos.
  • Equipo de buceo o piezas sumergidas que tengan sales o cal.
  • Residuos de soldadura y otros contaminantes o suciedad de una PCB. También permite limpiar otros dispositivos como los dispositivos móviles (smartphones, tablets, PDAs, GPS, etc.), pero usando líquidos especiales para la electrónica, como el alcohol isopropílico, que no deja restos de humedad.
  • Gafas y lentes. Por ejemplo, huellas deactilares y otras impurezas de óptica.
  • Dispositivos como los relojes.
  • Limpieza de joyería.
  • Piezas de plástico.
  • Contaminantes y suciedad de instrumentos quirúrgicos, dentales o de higiene personal.
  • Elementos de latón, cobre y otros metales con pinturas o deterioro superficial.
  • Herramientas sucias.
  • Residuos de polvo en armas y otros utensilios.
  • Etc.

¿Y qué no se puede limpiar?

Sin embargo, no sirve para todo, no se recomienda limpiar piezas como las siguientes, ya que puede implicar daño irreversible:

  • Aparatos electrónicos susceptibles a la humedad o a los líquidos empleados.
  • Papel
  • Madera
  • Cuerto
  • Perlas
  • Corales
  • Gemas blancas y porosas: ámbar, turquesa, mica, lapislázuli, jade, etc.
  • En general, cualquier material por debajo de 5 en la escala de Mohs.

¿Cómo elegir un buen limpiador de ultrasonidos?

Para saber cómo elegir un limpiador de ultrasonidos de calidad, deberías fijarte en los siguientes parámetros:

  • Frecuencia ultrasónica: es importante seleccionar la frecuencia adecuada, ya que algunos tipos de suciedad solo se eliminan eficazmente a una frecuencia específica. Si un objeto no se limpia adecuadamente, es necesario repetir el proceso con una frecuencia diferente. Sin embargo, se debe tener precaución al aplicar frecuencias en estructuras delicadas, ya que una frecuencia inapropiada puede causar daños. La frecuencia tiene relación con el tamaño de las burbujas generadas, mientras más suciedad se necesita una frecuencia más baja para burbujas más finas, en cambio, para piezas delicadas como la joyería es mejor burbujas más grandes (frecuencias mayores).
  • Tamaño de la cubeta: la capacidad de la cubeta debe ser adecuada para el tamaño de los objetos a limpiar. Por ejemplo, para piezas pequeñas, se prefiere un limpiador ultrasónico de menor capacidad. Si se planea limpiar objetos más grandes, como cilindros, culatas o pistones, se requiere una cubeta de mayor tamaño, y posiblemente se deba adaptar la cesta interna para evitar que las piezas pasen a través de las rejillas de la cubeta.
  • Producto de limpieza ultrasónica: se utiliza un producto específico para limpiar las piezas, que puede estar disponible en forma líquida o en polvo. En el caso del producto en polvo, se suele utilizar una solución al 5%.
  • Temperatura: se debe ajustar la temperatura adecuada para cada tipo de material. Esto implica realizar pruebas con diferentes factores hasta encontrar la temperatura óptima. En general, se suele trabajar con temperaturas entre 40°C y 60°C, otros pueden llegar a los 80 o 90ºC. A >60ºC puede incluso eliminar bacterias y virus que puedan ser más resistentes.
  • Sistema de recirculación: algunas máquinas tienen una entrada de líquido o agua y permiten retirar el líquido sucio para que no se acumule. Otras necesitarán que vacíes tú mismo la cubeta cuando sea necesario.

Elegir el líquido de limpieza

líquido para ultrasonidos

No debes utilizar jamás soluciones que no sean las recomendadas por el fabricante de la máquina de ultrasonidos. No me refiero a máquinas, sino líquidos que tengan otra naturaleza, ya que podrías dañar el propio limpiador y también los objetos que limpies. Por ejemplo, puedes elegir líquidos como:

  • Para metales: existen líquidos especialmente formulados para la limpieza de metales, si bien es importante considerar que no todos los metales se tratan de la misma manera. La técnica de limpieza varía según si se trabaja con aluminio, aleaciones, hierro o acero. Algunos líquidos pueden servir para una amplia gama de metales diferentes, e incluso hay algunos líquidos especiales para piezas muy sucias, como las de motores, piezas navales, etc.
  • Para electrónica: si quieres limpiar componentes electrónicos mediante ultrasonidos es altamente eficaz, ya que ofrece una precisión excepcional en los resultados sin causar daño a las delicadas y pequeñas piezas electrónicas, como placas base, resistencias y otros componentes. Suelen ser detergentes neutros especialmente diseñados para ello.
  • Para plásticos: depende en gran medida del tipo de plástico que se va a limpiar. De manera general, podemos categorizar los plásticos en dos grupos:
    • Plásticos naturales: utilizados en aplicaciones alimentarias y automotrices, estos plásticos pueden soportar altas temperaturas y, por lo tanto, son aptos para la limpieza con ultrasonidos.
    • Plásticos reciclados: estos plásticos, provenientes de reciclaje, no toleran altas temperaturas y, por lo tanto, no son adecuados para la limpieza ultrasónica.
  • Para alimentos: estos productos están formulados para eliminar aceites y grasas, tanto de origen animal como vegetal, en aplicaciones relacionadas con alimentos, sin afectar a estos productos tan particulares.
  • Para esterilización: pueden eliminar gran parte de la vida microbiana para esterilizar o higienizar dispositivos médicos, dentales, utensilios alimenticios, etc. Para ello se utilizan líquidos especiales que ayudan a la desinfección.

¿Cada cuánto tiempo se debe cambiar la solución?

En primer lugar, es importante resaltar que la base de la solución utilizada es el agua en muchos casos, en combinación con un líquido específico diseñado para la limpieza ultrasónica. El momento para reemplazar el líquido de limpieza depende de diversos factores, siendo el nivel de suciedad en las piezas el más relevante. Por ejemplo, si las piezas presentan manchas de carbón, aceite o grasa, es probable que el líquido de la cubeta se ensucie rápidamente.

Por lo tanto, no es posible proporcionar un período de tiempo exacto para cambiar la solución. La decisión de hacerlo dependerá de tu observación personal, es decir, cuando notes que el líquido se encuentra muy sucio o si consideras que el contenido de la cubeta aún puede soportar otra sesión de limpieza.

No obstante, lee bien las indicaciones de uso del aparato de limpieza (manual) y la etiqueta de los líquidos que emplees para la limpieza. En uno u otro suele haber recomendaciones de cambio del líquido de limpieza. Eso sí, no es una ciencia exacta como hemos dicho, todo dependerá del tipo de pieza y su suciedad. Por ejemplo, las grasas que existen en ciertos metales de piezas mecánicas pueden incluso emulsionar durante el proceso, y quedar más espesos, por lo que sería mejor retirarlos.

Ahora ya sabes todo lo que debes sobre estos limpiadores, solo falta elegir uno de los que te proponemos para comenzar a disfrutar de sus ventajas… ¡Verás que tus gafas, dispositivos, joyas, y demás quedarán impecables, como nunca antes!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.