Quirky Xerus, el nuevo sistema operativo Linux con aspecto de Windows para Raspberry Pi

Si alguna vez te has decidido a probar Linux, seguro que te habrás topado de frente con la enorme cantidad de distribuciones que existen optimizadas cada una para un caso concreto. Si nos vamos al caso de que, como ocurre con muchos usuarios, prueban al mundo Linux a través de un ordenador cuyas prestaciones ya no son suficientes, podemos encontrar que la solución a nuestro problema final ser reduce tan sólo a dos o tres posibilidades. Una de estas es la que hoy quiero presentarte y que ha sido bautizada como Quirky Xerus.

Bajo el nombre de Quirky Xerus nos encontramos con una nueva distribución Linux basada en Ubuntu muy ligera que a su vez es compatible con Rasbperry Pi. Una de las características que la hacen especialmente interesante para ser utilizada tanto en una Raspberry Pi como en un ordenador muy viejo es que, para funcionar correctamente, consume muy pocos recursos lo que la hace idea para sistemas dotadas de una memoria RAM bastante pequeña, menos de un gigabyte.

Si buscas una sistema operativo Linux muy ligero, una de tus opciones es Quirky Xerus.

Estéticamente, llama especialmente la atención que sus desarrolladores hayan apostado por ofrecer un entorno de usuario en general y un escritorio en particular muy parecido estéticamente a la interfaz presente en Windows XP, algo que seguro agradecerán todos aquellos usuarios acostumbrados a trabajar con ordenadores muy lentos donde, ni mucho menos, se puede instalar un sistema operativo mucho más moderno.

Como detalle, destacar que, a pesar de que se puede instalar de una forma muy sencilla cualquier tipo de paquete .deb (extensión que sería equivalente al mucho más familiar .exe de Windows), lo cierto es que Quirky Xerus viene de serie dotado de determinadas soluciones software que seguro son de tu agrado como puede ser LibreOffice, un paquete de ofimática bastante completo, el reproductor de vídeo VLC Media Player y SeaMonkey como navegador web.

Mäs información: Barry Kauler


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *