Cómo saber si tenemos una placa original de Raspberry Pi

Cada vez es más fácil conseguir y encontrar placas Raspberry Pi. Gracias a las grandes stores y a los contactos que la Fundación Raspberry Pi está realizando. Pero cierto es que cuando navegamos por Internet encontramos placas de diversos precios y con imágenes un poco diferentes a lo que habitualmente son las Raspberry Pi. Esto significa que las placas no son originales, sino que son copias o bien no son realmente placas Raspberry Pi y las quieren vender bajo ese nombre.

Hasta el momento no han aparecido grandes ventas de placas Raspberry Pi falsas, pero existir existen. Es por ello que os vamos a contar como saber si tenemos una placa original de Raspberry Pi o no.

Lo primero de todo hemos saber la procedencia de la placa. Las primeras placas de Raspberry Pi ponían “Made in China”, pero más adelante la producción se trasladó al Reino Unido y en modelos como Raspberry Pi 3 o 2 encontraremos en un lateral la impresión de “Made in UK”.

La placa original de Raspberry Pi siempre tiene un SoC de Broadcom

El segundo elemento que hemos de fijarnos es la serigrafía de la fresa así como el copyright de Raspberry Pi. Estos elementos son importantes y todos los modelos últimos de placas originales lo tienen, pero es algo que también se puede falsificar. No ocurre lo mismo con la impresión del SoC. Broadcom es el SoC oficial de Raspberry Pi, por lo que cualquier otro SoC indica que estamos ante una falsificación. No solo encontraremos el logotipo oficial de Broadcom sino que debajo encontraremos un código que comenzará con las letras BCM.

Los sellos de CE y FCC son elementos que también hemos de fijarnos. Las siglas CE indica que no solo se distribuyen en Europa sino que cumplen con todas las exigencias de calidad de la Unión Europea, la placa original de Raspberry Pi cumple con ello, por lo que hemos de encontrar el sello. También hemos de encontrar el número de identificación de la FCC, algo que no afecta a los ciudadanos Europeos pero que la placa original de Raspberry Pi si que tiene.

Diferenciar una placa original de Raspberry Pi de una falsificación es algo fácil, pero también es algo que normalmente no revisamos y que puede traernos problemas, como una configuración inadecuada, un proyecto fallido o sencillamente que la placa se queme por su mala gestión de energía. En cualquier caso, parece que hay que estar atentos sino queremos que nos den gato por liebre ¿no creéis?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *