Guía definitiva: cómo elegir una impresora 3D

cómo elegir una impresora 3d

Cuando te asaltan dudas a la hora de comprar, no hay nada mejor que conocer las características más importantes y qué tipo de impresora es la mejor para cada caso. Y eso es exactamente lo que te mostramos en esta guía: cómo elegir una impresora 3D. Además, también podrás aprender algunos de los primeros pasos tras la compra de un equipo antes de la primera impresión.

Qué hay que tener en cuenta antes de elegir modelo

dudas, cómo elegir una impresosra 3d

Antes de preocuparse por la marca y modelo de impresora 3D que vas a comprar, lo primero es hacerse una serie de preguntas para comprender qué tipo de impresora 3D necesitas. Pues bien, esas cuestiones esenciales son:

  • ¿Cuánto puedo invertir? Si te vas a comprar una impresora 3D, ya sea para casa o para uso profesional, es una de las principales cuestiones. Hay un rango de precios muy amplio, y saber de cuánto dinero se dispone para la compra te puede reducir la cantidad de tipos y modelos que tienes a tu alcance. Una especie de filtro para evitar perder el tiempo con equipos que no puedas pagar, y te llevará a impresoras 3D baratas, o a impresoras 3D normales para el hogar, e incluso a impresoras 3D industriales.
  • ¿Para qué la necesito? Igual de importante que la primera es esta otra cuestión. Según para lo que vayas a usar la impresora 3D, necesitarás un tipo u otro, dentro de las que puedes pagar. Es decir, otro filtro para reducir aún más las opciones. De la respuesta a esta pregunta deriva si va a ser una impresora 3D para uso particular o profesional, las prestaciones que debería tener, el tamaño de los modelos que puede imprimir, etc. Por ejemplo:
    • Uso doméstico: Puede servir casi cualquier tecnología asequible y cualquier tipo de material. Como una FDM y materiales como PLA, ABS, y PET-G. Recuerda que si los quieres para entrar en contacto con alimentos o bebidas, deben ser materiales seguros.
    • Objetos para el exterior: también puede ser una FDM, ya que la tecnología no importa demasiado en este caso, lo más prioritario aquí es elegir un material resistente a las condiciones climáticas externas, como el ABS.
    • Artwork: para trabajos artísticos, lo mejor es una impresora de resina para un acabado de calidad, con todo lujo de detalles. El material, puede ser el que necesites.
    • Otros usos profesionales: puede ser muy variable, desde impresoras 3D de resina, hasta las de metal, bioimpresoras, etc. Por supuesto, para producción a mayor escala, es necesario una impresora 3D industrial.
  • ¿Qué materiales necesito? Por ejemplo, si es para uso doméstico, es posible que la quieras para crear objetos o figuras decorativas, por lo que cualquier plástico te podría servir. Sin embargo, si las vas a usar para hacer platos, vasos, y otros utensilios para alimentación, necesitarás plásticos seguros para uso alimenticio. O tal vez la necesites para un negocio para imprimir nailon, bambú, o quizás metal, o material sanitario… Por supuesto, otro factor a considerar es la disponibilidad de dichos materiales y costes en proveedores.
    • ¿Tecnología de impresión? Pongo este punto como un subpunto del anterior puesto que el tipo de tecnología de impresión determinará los materiales con los que puede trabajar tu impresora 3D. Por tanto, en función del material necesario, podrás elegir entre las diferentes tecnologías comparando los pros y contras de cada una. Por ejemplo, si necesitas mayor precisión y mejores acabados, etc.
    • Para principiantes: para los particulares que comienzan sus andaduras en el mundo de la impresión 3D, los mejores materiales para iniciarse son el PLA y PET-G. Son muy comunes y fáciles de encontrar, y no son tan delicados como otros durante el proceso de impresión.
    • Rango medio: para usuarios que ya se hayan iniciado y quieran algo mejor, pueden optar por PP, ABS, PA, y TPU.
    • Para usuarios avanzados: mientras que para uso profesional se puede optar por PPGF30 o PAHT CF15, metal, y muchos otros.
    • OFP (Open Filament Program): es importante elegir un fabricante que tenga una política OFP. Las ventajas son muy importantes, ya que te permitirá usar filamentos de terceros de forma fácil. Esto puede ayudar a ahorrar costes en consumibles, elegir entre una mayor variedad de filamentos, y sin necesidad de tener que realizar configuraciones manuales para los otros filamentos que no son los originales, sino que son compatibles. Además, a veces los ajustes no dan certeza de que los resultados sean iguales de buenos que con el original.
    • Más: evaluar si el modelo resultante necesita pos-procesado y si tienes las herramientas adecuadas para ello.
  • ¿Para qué sistema operativo? Ya sea una impresora para uso particular o para uso profesional, es importante determinar cuál es el sistema operativo que se emplea en el PC que se empleará. La impresora que adquieras debe ser compatible con tu SO (macOS, Windows, GNU/Linux).
  • ¿Compatibilidad con STL? Muchas impresoras aceptan archivos binarios STL/ASCII STL directamente, pero no todas. Las modernas han dejado de aceptarlo, ya que es un formato más obsoleto, aunque aún sigue habiendo software que lo sigue usando. Es importante conocer si vas a necesitar imprimir desde este formato .stl o desde otro.
  • ¿Voy a necesitar Servicio de atención/Soporte técnico? Muy importante elegir siempre una marca que cuente con un buen Servicio de atención pos-venta o un buen Soporte Técnico para solucionar los posibles problemas que puedas tener con tu impresora 3D. Esto se hace aún más importante cuando se trata de uso profesional, ya que un problema técnico sin solventar supone pérdida de productividad en la empresa. Además, asegúrate de que cuentan con servicio técnico en tu país y que atienen en tu idioma.
  • Mantenimiento: si el equipo necesita de un mantenimiento especial y periódico, el precio de dicho mantenimiento, los recursos necesarios (herramientas, personal cualificado necesario, tiempo,…), etc. Esto quizás no es tan importante en una impresora 3D para particulares, pero sí para las de uso profesional o industrial.
  • ¿Necesito extras? Es probable que, por tus necesidades específicas, también requieras una impresora con algunos extras adicionales, como puede ser una pantalla táctil (multi-lenguaje) en la que ver y gestionar parámetros del proceso de impresión, conectividad WiFi/Ethernet para poderla gestionar remotamente, soporte para multifilamento (y así poder imprimir en varios colores a la vez, aunque también están los rollos de filamento multicolor como alternativa), ranura para tarjetas SD o puertos USB para impresión sin conectar a un PC, etc.
  • ¿Tengo el espacio adecuado? Por cuestiones de seguridad, es importante tener en cuenta el entorno donde se instalará la impresora 3D. Por ejemplo, que no haya materiales inflamables en caso de usar impresoras 3D donde se genera calor, o estar en un lugar ventilado en el caso de las de resina u otros productos que pueden generar vapores tóxicos, etc.
    • ¿Abierta o cerrada? Algunas impresoras baratas tienen la cámara de impresión abierta, lo que permite ver el proceso de forma más directa. En cambio, pueden ser una mala idea para las casas donde haya menores o mascotas que puedan destruir el modelo, tocar la resina tóxica, o quemarse durante el proceso. En estos casos, por seguridad, especialmente en las industriales, lo mejore es con cabina cerrada.

Con esto ya deberías tener más claro qué es lo que realmente necesitas, y ahora sí se podría pasar a ver cómo elegir la mejor impresora 3D para tus necesidades.

Cómo elegir la mejor impresora 3D de filamento y sus características técnicas:

Una vez sabes qué tipo de impresora necesitas, y el rango de precios al que te puedes ajustar, lo siguiente es comparar los modelos que entren en ese rango y saber cómo elegir la mejor impresora 3D. Para esto, deberás ir haciendo un escrutinio de las características técnicas de cada una:

Resolución

resolución impresoras 3d

Como se puede apreciar en la imagen, hay una misma figura impresa en 3D con diferentes resoluciones, desde la peor resolución a la izquierda hasta la mejor a la derecha. Salta a la vista que mientras mejor sea la resolución y precisión de la impresora 3D, más óptimo será el resultado y más suave será la superficie.

La resolución se puede variar en la configuración, pero siempre dentro de los límites admitidos de la impresora 3D. De hecho, para acelerar el proceso de impresión 3D se puede usar una resolución baja.

Cuando veas las especificaciones técnicas de un modelo de impresora 3D, debe indicar cuál es la resolución máxima que alcanza (a veces referenciado como altura Z). Mientras menor sea el número de micrómetros, mayor será la resolución. Generalmente, las impresoras 3D suelen ir desde los 10 micrones hasta los 300 micrones de altura de capa. Por ejemplo, una impresora de 10 µm puede hacer detalles de hasta 0.01 mm, mientras que el nivel de detalle será inferior si la impresora tiene 300 micras (0.3 mm). 

Velocidad de impresión

velocidad de impresión

Según la tecnología de impresión y del modelo de impresora 3D, puede obtenerse más o menos velocidad de impresión. Mientras mayor sea la velocidad, más rápido terminará de imprimir el modelo. Actualmente puedes encontrar impresoras que van desde los 40 mm/s hasta los 600 mm/s, e incluso más en el caso de las industriales, como la HP Jet Fusion 5200 que puede imprimir 4115 cm3/h. Lo recomendable es elegir una velocidad de al menos 100 mm/s como mínimo, es decir, que genere volúmenes a una velocidad de 100 milímetros cada segundo.

Evidentemente, mientras mayor sea la velocidad de impresión y más modelos se puedan procesar simultáneamente, más costará el equipo. Sin embargo, en caso de uso industrial, compensa esa inversión para poder mejorar la productividad.

Área de construcción (volumen de impresión)

impresora 3d volumen

Otro factor importante sería determinar cuál es el tamaño del modelo impreso que se necesita. Algunos pueden ser de tan solo unos centímetros y otros muy superiores. En función de eso, habría que elegir una impresora de mayor o menor tamaño cuando nos referimos al área de construcción.

El volumen de impresión se suele medir en centímetros o en pulgadas. Por ejemplo, algunas para uso doméstico suelen ser de unos 25x21x21 cm (9.84×8.3×8.3″). Sin embargo, existen tamaños por debajo de esas cifras y también por encima. Por ejemplo, una de las impresoras 3D más grandes del mundo puede crear objetos impresos de 2.06 m³.

Inyector

extrusor impresora 3d

Cuando se habla de impresoras 3D de extrusión o deposición, una de las partes más importantes a la hora de elegir es el inyector de material. De el van a depender algunas prestaciones, incluida la resolución. Ésta parte está compuesta de otras partes esenciales:

Punta caliente

Es una pieza clave, ya que se encarga de fundir el filamento por temperatura. La temperatura alcanzada dependerá de los tipos de materiales aceptados por la impresora 3D y de la potencia de la misma. Además, estos componentes suelen disponer de un disipador de calor y un sistema de refrigeración activo por aire para evitar sobrecalentamientos.

En la imagen anterior se puede ver esta parte en dorado, con forma cuadrada, justo entre la carcasa negra que es el aislante térmico y el disipador en rojo.

Nozzle (boquilla)

Esta otra parte va roscada a la punta caliente, como se puede ver en la imagen, así como otras 5 de repuesto. Es la apertura del cabezal de impresión 3D por donde sale el filamento fundido. Es una pieza que puede ser de latón, acero endurecido, etc. Los hay de diferentes tamaños (medidos en milímetros de diámetro, p.e.: el estándar 0.4mm):

  • Una punta con una apertura más grande puede conseguir velocidades de impresión mayores, además de mejorar la adhesión de las capas. Sin embargo, también tendrá menor resolución. Por ejemplo, las de 0.8 mm, 1 mm, etc.
  • Las puntas con aperturas más diminutas son más lentas, pero permiten mejorar el nivel de detalle o resolución. Por ejemplo, las de 0.2 mm, 0.4 mm, etc.

Extrusor

El extrusor está al otro lado de la punta caliente, y es el que se encarga de extruir el material fundido, y comprende varias partes de la «garganta» o recorrido que hace el material fundido. Se puede encontrar varios tipos:

  • Directo: en este sistema, se calienta el filamento en una bobina y unos rodillos lo empujan hacia la boquilla, pasando por la cámara de fundido y saliendo por la apertura.
  • Bowden: en este caso, el calentamiento se hace en una etapa más temprana, cercana al rollo de filamento, y se hace pasar el material fundido por un tubo que lo lleva hasta la boquilla.

Fuente: https://www.researchgate.net/figure/Basic-diagram-of-FDM-3D-printer-extruder-a-Direct-extruder-b-Bowden-extruder_fig1_343539037

Cada uno de estos métodos de extrusión tiene sus ventajas y desventajas:

  • Directo:
    • Ventajas:
      • Mejor extrusión y retracción.
      • Motores más compactos.
      • Gama más amplia de filamentos.
    • Desventajas:
      • Más peso en el cabezal, lo que puede generar movimientos menos precisos y otros problemas.
  • Por tubo:
    • Ventajas:
      • Más ligero.
      • Rápido
      • Mejora la precisión.
    • Desventajas:
      • Hay menos tipos de filamentos compatibles con este método. Por ejemplo, los abrasivos no pueden pasar por el tubo.
      • Necesita mayor distancia de retracción.
      • Motor más grande.

Cama caliente

cama caliente

No todas las impresoras 3D cuentan con una cama caliente, aunque se pueden comprar por separado. Este soporte o base es sobre la cual se imprime la pieza, pero tiene una particularidad con respecto a las bases o camas frías. Y es que se calienta para hacer que la pieza no pierda temperatura durante el proceso de impresión, consiguiendo una mejor adherencia entre capas.

No todos los materiales necesitan de este elemento, pero algunos como el nailon, HIPS, ABS, etc., sí que deben tener una cama caliente para que las capas se peguen adecuadamente. Otros materiales como el PET, PLA, PTU, etc., no necesitan de este elemento, y usan una base fría (o la cama caliente es opcional).

En cuanto al material de la plancha, los dos más habituales son el aluminio y el cristal. Cada uno de ellos con sus pros y contras:

  • Cristal: suelen ser de borosilicato resistente al calor. Es más fácil de limpiar y más resistente a la deformación, por lo que tendrás una superficie de base mucho más lisa. Sin embargo, el problema que tiene es que tardará más en calentarse y que podría necesitar usar algo extra para mejorar la adherencia.
  • Aluminio: es muy buen conductor térmico, por lo que se calentará rápidamente. Además, tiene una buena adherencia. En cambio, se puede rayar y deformar con el paso del tiempo, por lo que se debería sustituir.
  • Cobertores: también existen otros materiales que se pueden colocar sobre las camas de aluminio o de cristal. Por ejemplo las planchas de builtank, PEI, etc.
    • Builtank: tiene una buena adherencia, pero su superficie se daña con bastante facilidad si no se tiene cuidado.
    • PEI: este tipo de placas de material son más resistentes que las anteriores, y también tienen buena adherencia. El inconveniente es que las primeras capas se pueden pegar de tal manera que luego podrías tener problemas al tratar de retirarlas.

Ventilador

ventilador para impresora 3D

Dado que la impresora 3D de filamento, y otras tecnologías, necesitan de una fuente de calor que funda el material, algunas zonas del cabezal se van a calentar de forma considerable. Por eso, es importante tener un buen sistema de refrigeración para tratar de mantener la temperatura controlada. Y para ello están los ventiladores para impresoras 3D.

Los hay de diferentes tamaños y tipos y, por lo general, todas las impresoras 3D tienen sistemas de refrigeración acordes a las necesidades del modelo. Pero si la temperatura es demasiado excesiva (medida en la sonda con sensor térmico del cabezal de extrusión), entonces, deberías plantearte cambiar a un mejor sistema. Para evitar este gasto extra, observa bien los detalles referentes a esta parte de tu futura impresora.

Cámara integrada

cámara integrada en la impresora 3d

Esto también se puede entender como un extra, aunque cada vez es más frecuente para streamers o youtubers que graban las sesiones de impresión 3D para crear tutoriales, para mostrar cómo han creado alguna pieza, o esos fantásticos timelapse que se pueden ver en la red.

Estas cámaras puede que vengan incluidas en algunos modelos de serie, pero en la mayoría de los casos habrá que comprarla de forma independiente. Algunos usuarios llegan a instalar varias para obtener vídeo desde diferentes perspectivas, o para capturar imágenes desde varios ángulos.

Montada o para montar (kit de montaje)

Prusa 3D kit de montaje

También deberías tener presente si quieres la impresora 3D totalmente terminada, para poderla usar desde el momento en el que hagas el unboxing, o si te gusta el DIY y tienes mañana para estas cosas y te gustaría montarla tú mismo con algún kit de los que venden.

Las ya montadas suelen ser algo más caras, pero evitan tenerla que montar tú. Los kits de montaje son algo más baratos, pero tendrás un trabajo extra por hacer. Además, en muchos casos no hay opción de kit, sino que directamente venden la máquina completa, como es el caso de las industriales y otras marcas para uso particular.

Cómo elegir la mejor impresora 3D: casos particulares

marcas de impresoras 3d

En el apartado anterior me centré especialmente en las de filamentos. Pero existen algunos casos particulares para los que también deberías saber cómo elegir la mejor impresora 3D:

Impresoras 3D de resina

Por supuesto, algunas de las cosas dichas para la impresora 3D de filamento también sirven para estas otras, como el tema de la velocidad de impresión, o de la resolución. Sin embargo, estas otras impresoras carecen de ciertas partes, como el inyector, cama caliente, etc. Por ese motivo, si tu elección es una impresora de resina, deberás considerar estos otros puntos:

  • Fuente para exposición: pueden ser láser, LED, pantallas LCD para una exposición más rápida, etc., como ya expliqué en el artículo de los tipos de impresoras 3D.
  • Cubierta con filtro UV: es muy importante que estén cubiertas, no solo por los vapores que puedan desprenderse por la resina, sino porque son materiales fotosensibles y que se pueden curar con radiación UV. Por eso debe bloquearse, para evitar exposición en zonas en las que no debería de endurecerse el material.
  • Sustitución de la lámina FEP: debería tener un diseño para facilitar cambiar esta lámina tan importante para la impresora 3D.
  • Carril del eje Z: debe ser de alta calidad, bien calibrado, para evitar posibles desviaciones durante la impresión.
  • Detección de cubierta abierta: algunas incluyen un sistema de detección que para la impresión cuando detectan que se ha abierto la cubierta.
  • Elementos adicionales: dadas las características de estas impresoras 3D de resina, es importante que entre los accesorios se incluya un raspador, tanque de resina, papel de nivelación, guantes, embudo para verter la resina, etc.

Por lo general, este tipo de impresoras va a tener una mejor calidad de acabado que la de filamentos, con superficies mucho más suaves, con mayor precisión y menor necesidad de pos-procesado.

Bioimpresoras 3D

También comparten similitudes con las de resina o las de filamento, ya que pueden basarse en las mismas tecnologías. En cambio, estas bioimpresoras también tienen otras particularidades a considerar:

  • Biocompatibilidad: deben soportar materiales adecuados para usos médicos, como los implantes protésicos, dentales, férulas, prótesis, tejidos vivos u órganos, etc.
  • Aislamiento y esterilización: cuando se trabaja con este material tan sensible, es importante que la impresora 3D tenga un buen aislamiento para evitar la contaminación, o mantener una buena esterilización.

Impresoras 3D industriales

Las impresoras 3D industriales o para uso profesional también pueden ser de filamento o resina, o basarse en tecnologías similares a las impresoras 3D para uso particular. Por tanto, muchos de los puntos citados anteriormente también son aplicables a éstas. Pero existen algunas divergencias:

  • Doble extrusor: algunas incluyen doble extrusor para imprimir con el doble de material o con dos colores a la vez. Otras también permiten la multi-impresión, es decir, crear varias piezas simultáneamente.
  • Gran volumen de impresión (XYZ): por lo general, las impresoras 3D industriales suelen tener un tamaño considerablemente mayor, y eso también permite ganar en cuanto a volumen de impresión, pudiendo crear piezas de mayor tamaño. Por lo general, los fabricantes suelen indicar estas dimensiones en función de la longitud en la que pueden hacer crecer el modelo en el eje X, en el Y, y en el Z, es decir, anchura, profundidad y altura.
  • Sistema anti-pérdidas: no es lo mismo perder una impresión en un caso particular que en una empresa, donde la pérdida es bastante más problemática (más aún si es un modelo en el que se llevan muchas horas o días trabajando). Por eso, muchas impresoras 3D industriales tienen sistemas anti-pérdidas que evitan este inconveniente.
  • Monitorización y gestión remota: algunas impresoras admiten monitorizar los procesos (con telemetría o mediante cámaras) y gestionarlos de forma remota. Por ejemplo, desde la misma red inalámbrica, etc.
  • Seguridad: estas máquinas también deben incluir todos los elementos o sistemas de protección necesarios para que los operarios no sufran accidentes. Por ejemplo, las hay con sistemas de filtrado HEPA y/o filtro de carbón activo en sus cabinas para evitar que los operarios inhalen vapores perjudiciales para la salud, pantallas de protección para evitar quemaduras, cortes, etc., durante el proceso, sistemas de parada de emergencia, etc.
  • Sensores y control: muchas veces también es importante tener datos sobre las condiciones del proceso de impresión, como la temperatura, la humedad relativa, etc.
  • UPS o SAI: sistemas de alimentación ininterrumpida para que la impresión no se detenga en caso de apagón o corte eléctrico, echando a perder la pieza.

Incluso, en ocasiones, es probable que cada sector industrial necesite sus propias características particulares y se debe crear una impresora 3D exclusiva.

Cuánto cuesta una impresora 3D

calculadora euros

La pregunta de cuánto cuesta una impresora 3D es muy frecuente. Pero no tiene una respuesta simple, ya que depende mucho del tipo de tecnología, de las prestaciones, e incluso de la marca. No obstante, te puedes dejar orientar por estos rangos aproximados:

  • FDM: desde 130€ hasta 1000€.
  • SLA: desde 500€ hasta 2300€.
  • DLP: desde los 500€ hasta los 2300€.
  • SLS: desde los 4500€ hasta los 27.200€.

Servicio de impresión (alternativa)

servicio de impresión 3D

Debes saber que existen varios servicios de impresión 3D online, para que ellos se encarguen de la impresión del modelo que le envíes y te manden por mensajería el resultado a la dirección que elijas. Es decir, una alternativa a tener una impresora 3D propia. Esto podría ser positivo en casos en los que solo se desee una impresión eventual, por la que no compense comprar el equipo, o para algunos casos en los que se necesita una pieza específica que solo es posible con un modelo de impresora industrial caro.

Servicios y costes

Algunos servicios conocidos y recomendables son:

  • Materialise
  • Protolabs
  • Innova3D
  • Imprimakers
  • Createc3D
  • Craftcloud3D
  • 3D Experience Marketplace
  • Xometry
  • Sculpteo

En cuanto a los costes, no todos los servicios son iguale de transparentes en la forma de calcular los precios, pero generalmente se basan en la suma de:

  • Coste del material elegido: se incluye tanto de la pieza en sí, como del material extra necesario en caso de necesitar soportes). También variará en función de la resolución elegida y la velocidad.
  • Mano de obra: aquí se incluyen los gastos como el tiempo dedicado del operario a la impresión, limpieza, clasificación, acabados, empaquetado, etc.
  • Otros costes: también se suman otros gastos por la energía consumida, para compensar los costes del mantenimiento de los equipos, las licencias de software, compensación por el tiempo que la máquina se mantiene ocupada y no puede producir otros trabajos (especialmente cuando se pide una unidad o pocas), etc.
  • Costes de envío: lo que cuesta enviar el pedido a la dirección facilitada. Normalmente se hace a través de una agencia de transportes subcontratada, aunque algunos servicios pueden tener flota de vehículos de reparto propio.

¿Cómo funcionan?

La forma de operar de estos servicios suele ser muy simple:

  1. Rara vez estos servicios de impresión 3D diseñan ellos el modelo, por lo que debes enviarles el archivo (.stl, .obj, .dae,…) en el formato que acepten. Este archivo se te pedirá durante el proceso de pedido, junto con tus datos personales.
  2. Selecciona el material, tecnología de impresión, acabado (pulido, pintado, QA o control de calidad de las piezas terminadas para desechar defectuosas, y otros tratamientos pos-impresión), y otros parámetros de la impresión. Debes saber que es probable que algunos servicios no acepten una sola unidad, y se pida un mínimo de copias de impresión (10, 50, 100,…) para que sea rentable.
  3. Ahora se calculará el presupuesto en función del modelo y de los parámetros elegidos. Y se te mostrará el precio.
  4. Si aceptas y lo agregas al carrito de la compra, y una vez finalices, ellos se encargarán de fabricarlo.
  5. Después, se te enviará a la dirección que hayas elegido, generalmente en las 24-72h siguientes. Algunos servicios tienen envíos gratis si pasas de una cierta cantidad.

Ventajas y desventajas

Por supuesto, estos servicios tienen sus pros y contras:

  • Pros:
    • No necesitan hacer una inversión en un equipo de impresión ni en materiales.
    • Nulo mantenimiento, ya que se encargan de ello la empresa del servicio.
    • Acceso a impresoras 3D avanzadas y rápidas que quizás no te podrías permitir pagar.
    • Amplio abanico de materiales para elegir, ya que estos servicios suelen tener varios tipos de impresoras industriales.
  • Contras:
    • No es rentable para impresiones frecuentes, ya que a la larga, comprar una impresora 3D propia quedará amortizado.
    • Si es un prototipo que tenga algún tipo de IP, o esté bajo secreto, no es una opción.

¿Cómo elegir el mejor servicio de impresión 3D?

Al igual que cuando elijes una copistería para imprimir tus papeles lo haces en función del precio, calidad, tipo de papel aceptado, color, etc., también hay algunos factores en los que deberías fijarte. No es tan simple como entrar en la página web del servicio y hacer clic.

Para elegir el mejor servicio de impresión 3D para tu caso:

  • Materiales: debes buscar aquel servicio que te permita imprimir en el material adecuado. Esto irá en función de para qué quieras la pieza. Por ejemplo, es probable que la necesites para joyería y quieras que esté fabricada en oro, o tal vez la usarás para alimentación y debe ser segura, o para una aeronave y que sea ligera, e incluso una pieza de recambio para un motor antiguo y necesite aguantar el rozamiento y las altas temperaturas. Existen servicios específicos para uso profesional, que hacen pasar las piezas por estrictos controles para que cumplan con las especificaciones mecánicas y químicas. Otros servicios pueden ser más baratos e ir destinados para los que buscan imprimir un objeto por diversión.
  • Certificaciones, licencia, privacidad y confidencialidad:
    • Es importante que, si va a ser un componente de algún sistema o máquina, pase los estándares establecidos para ese componente. Por ejemplo, el estándar ISO:9001, u otros de la UE. También existen algunos servicios que se reservan el derecho de excluir modelos con ciertos certificados, como los ITAR para fabricar componentes de defensa o uso militar.
    • Cuando subes un archivo con el modelo a imprimir, muchos servicios asumen que has aceptado una licencia de no exclusividad, por lo que ellos tendrían el derecho de seguir imprimiendo tu modelo para terceros. Si no quieres que esto ocurra, deberías buscar un servicio que permita firmar un acuerdo de no divulgación.
    • Además, algunos diseñadores de piezas necesitan también firmar contratos con cláusulas de confidencialidad y privacidad para evitar que la competencia pueda copiarlo, o que puedan enviarles una copia del archivo con el modelo que les has hecho llegar. ¿Lo necesitas? ¿El servicio te lo puede garantizar?
  • Capacidad de producción en lote y escalabilidad: algunas empresas pequeñas solo pueden fabricar una cantidad reducida de piezas. En cambio, algunas grandes disponen de varias impresoras 3D, pudiendo fabricar 1000 o más piezas en un lapso de tiempo. Es importante elegir un servicio que pueda satisfacer la demanda de piezas, e incluso si se necesita producir más, que pueda asumir esa producción extra.
  • Tiempo: no todos tienen la misma rapidez de producción, algunos lo pueden tener en un día, otros es probable que tarden más. Si necesitas los resultados urgentemente, mejor ve a servicios que garanticen mayor rapidez.
  • Precio: por supuesto, poder asumir los costes es un factor importante, y comparar servicios para usar el más económico también.

Cómo instalar una impresora en el ordenador

instalar una impresora 3D

No existe un procedimiento genérico para instalar cualquier modelo de impresora 3D. Por eso, lo mejor es que leas el manual de tu impresora para obtener más detalles, o la wiki o documentación en caso de ser una impresora 3D open-source. Sin embargo, el procedimiento genérico que se ajusta a la inmensa mayoría consta de estos pasos:

Las impresoras 3D suelen venir con el host y el software necesario (o permitir su descarga) en la mayoría de los casos. Algunas incluyen tarjetas de memoria SD de varios gigas con todo lo que necesitas para la instalación.
  1. Conecta la impresora a tu PC mediante cable USB (o red).
  2. Deberás tener los controladores para tu modelo de impresora 3D para tu sistema operativo (GNU/Linux, macOS, Windows,…), ya que no funcionará con los drivers USB de otros dispositivos. Por ejemplo:
  3. Algunas impresoras incluyen un software denominado Repetier-Host, otras necesitan instalar un software de un tercero. Por ejemplo, como el software gratuito de Repetier. Gracias a este software podrás agregar modelos a la cola de impresión, escalarlos, duplicarlos, dividir en slices, controlar la impresora 3D conectada a tu PC, variar parámetros, y generar un archivo con el modelo a imprimir en el formato exacto que acepte tu impresora, como G-Code.
  4. Instala el software para el diseño CAD o modelado, es decir, algún software de impresión 3D.
  5. A la hora de imprimir la pieza, carga primero el filamento o resina en tu impresora.
  6. En la primera puesta en marcha, deberías calibrar la cama (más información aquí).

La impresora 3D debería funcionar. Si no lo hace, revisa que:

  • La impresora 3D está encendida.
  • La impresora 3D está conectada al PC.
  • Si has elegido el puerto adecuado.
  • Has configurado los parámetros velocidad (baudios) correcta.
  • Si estás bien conectada a la red (si es en red).

Cómo imprimir tu primera pieza

imprimir la primera pieza 3D

Ahora que tu impresora 3D está instalada y se supone que funciona, es el momento de realizar tu primera impresión 3D de prueba. Para ello, imprime algo muy sencillo, tan solo para comprobar el buen funcionamiento. Puedes usar un Hello world! u ¡Hola mundo!, que no es más que una figura geométrica simple y de pequeño tamaño, como puede ser un cubo de 20x20x20mm. Si la forma y dimensiones son correctas, tu impresora estará OK.

Antes de imprimir, recuerda de realizar dos pasos previos muy importantes:

  • Calentamiento: el extrusor debe estar a una temperatura adecuada para la fusión del filamento, que suele ser por encima de los 175ºC. Si la temperatura no es adecuada, puede generar fallos en la pieza a imprimir.
  • Nivelación del lecho: es necesario nivelar la cama o plataforma de la impresora. Esto se peude hacer de forma manual o automáticamente. Esto es importante para que la pieza crezca recta y para que la primera capa se adhiera bien a la cama.

En cuanto a los pasos para imprimir un modelo 3D, son muy similares a los que sigues para imprimir en papel con una impresora convencional:

  1. Desde el software donde esté el diseño 3D del modelo que deseas imprimir.
  2. Pulsa sobre la opción de Imprimir, o en algunos programas puede estar en el apartado Enviar a Impresora 3D.
  3. Configura los parámetros de impresión.
  4. ¡Imprime! Es el momento de tener paciencia, ya que puede tardar…

Estos pasos pueden variar levemente en cada software, pero no es complicado en ningún caso.

Reciclar plástico de impresora 3D

reciclar plástico impresora 3d

Has impreso una pieza que ya no necesitas, tal vez una impresión quedó a medias o resultó defectuosa, te ha sobrado algo de filamento,… Si te ocurre algo de esto, deberías saber que se puede reciclar el plástico de la impresora 3D. Para poder hacerlo, tienes varias posibilidades:

  1. Usa un extrusor de filamento como este, o como el Filastruder, Filabot, FilFil EVO, V4 Pellet Extruder, etc., para usar todos los restos y crear un nuevo filamento reciclado tú mismo.
  2. Reutiliza las piezas que ya no necesitas para otros fines. Por ejemplo, imagina que has impreso una taza que ya no usas, podrías darle otro uso como el de un lapicero.  O tal vez has impreso un cráneo hueco y lo deseas transformar en una maceta. Aquí tendrás que poner tu imaginación a correr…
  3. Convierte un objeto deforme en una escultura de arte abstracto. Algunas impresiones fallan y dejan como resultado formas curiosas. No las tires, píntalas y conviértelas en un adorno.
  4. Las propias bobinas de filamento y botes de resina gastados también se pueden reciclar en un punto limpio adecuado o reutilizarlos para otros fines.

¿Es posible convertir impresora 3D en CNC?

La respuesta rápida es sí, es posible convertir una impresora 3D en una máquina CNC. Pero el procedimiento puede variar mucho en función del tipo de impresora y también del tipo de herramienta CNC que desees emplear (fresado, taladrado, corte…). Además, desde HWLIBRE no te lo recomendamos, ya que puede anular la garantía o dejar inservible tu impresora.

Por ejemplo, imagina que deseas hacer un fresado superficial, para ello, deberás montar un motor eléctrico con su fuente de alimentación en el cabezal de la impresora 3D en el lugar del extrusor. Incluso existen soportes para este tipo de proyectos listos para imprimir. En el eje del motor, deberás emplear una punta de fresado o broca, y lo demás será enviar un proceso de impresión con el diseño que quieras tallar a tu impresora, y el cabezal se moverá para dibujarlo, con la diferencia de que, en vez de ir agregando capas de material, el motor irá tallando el dibujo en la madera, plancha de metacrilato, o lo que sea…

Más información


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

English testTest CatalàTest español